Coronavirus: ¿por qué vuelvo a dar positivo?

Felix Zubia explica los principales síntomas de ómicron y qué hacer si presentamos un cuadro leve

12.01.2022 | 14:22
Varias personas en una farmacia.

Ya es habitual escuchar en nuestra familia, entre nuestros amigos o en el lugar de trabajo casos de personas que han dado positivo en coronavirus por segunda vez en pocas semanas. ¿Es posible dar positivo otra vez si ya ha pasado la enfermedad? La respuesta es que sí, que es posible, y el por qué se esconde en el tipo de defensas que tienen las distintas partes de nuestro cuerpo. El segundo o tercer contagio en pocas semanas es posible, sí, aunque salvo excepciones, el haber pasado el virus ayudará a evitar los cuadros más graves.

Ver dar positivo a personas que ya habían pasado el coronavirus está ocurriendo con ómicron. "Esta variante escapa a los anticuerpo", explica el jefe de servicio de la UCI del Hospital Universitario Donostia, Felix Zubia, que en  la edición del 2 de enero de 2022 de Osasun-Etxea (Euskadi Irratia) ha ofrecido una breve clase de Inmunología para explicar cómo "nuestras defensas tienen distintos niveles. Las inmunoglobulinas que trabajan en las defensas de la nariz, la boca y la garganta son de tipo A, y ómicron tiene habilidad de escapar de ellos, lo que supone que mucha gente pueda desarrollar una especie de catarro por culpa de esta variante".

Es la principal explicación para la gran mayoría de los casos de nuevos positivos que estamos viviendo en personas que en los últimos meses han pasado la enfermedad. "En un segundo nivel están las inmunoglobulinas de tipo G y los linfocitos, en los que tanto las vacunas como el haber pasado la enfermedad antes sí tienen efecto, por lo que esa segunda infección grave no sucederá, aunque sí la primera".

Los síntomas de ómicron: a vigilar la fiebre

Zubia ha aprovechado para recordar la sintomatología de esta variante. "Ómicron con respecto a las variantes alfa y delta se reproduce con mucha facilidad en garganta, boca y nariz, donde más se desarrolla y desde donde es más contagiosa, pero no llega tanto a los pulmones, lo que significa que provoca menos neumonías".

Desde el punto de vista de los síntomas, ha señalado que los principales son el "dolor de cabeza, el malestar corporal y el dolor muscular, con síntomas parecidos a una gripe, sin esa pérdida del sentido del olfato que sí generaban alfa y delta".

El jefe de servicio de la UCI donostiarra ha advertido sobre la "duración de la fiebre. Sabemos que es un virus que se reproduce en la garganta, en la nariz o en la boca, que en la mayoría de casos ahí se desarrolla y de ahí desaparece. Podemos tener fiebre durante cuatro o cinco días. Si va más allá, estaremos desarrollando una neumonía. Hay neumonías que son leves también, que nadie se alarme, pero la evolución no es buena. Si se mantiene la fiebre, deberemos preocuparnos, y si tenemos problemas para respirar, tendremos que pedir ayuda de inmediato, porque esa neumonía está empeorando".

Como ha avisado Osakidetza la última semana, ante la alta incidencia de la pandemia, el rastreo y el seguimiento activo se centrará en las personas de edad, las inmunodepresivas, quienes reciban tratamientos contra el cáncer, las mujeres embarazadas, quienes tengan trasplantes...

"Quien tenga cuadro leve, que beba mucho líquido, que tome paracetamol y un descanso relativo, porque tampoco conviene estar en cama todo el rato, porque la cama termina tragándose al cuerpo" ha señalado Zubia, que ha pedido a todos aquellos que puedan "y si el aislamiento lo permite, conviene levantarse y caminar un poco en casa, acercarse a la ventana, tomar algo de aire ahora que ayuda el tiempo".

En esta línea, considera que "quien con estos consejos presente una buena evolución no necesitaría de ayuda médica, pero sí los grupos de riesgo o las personas de edad, que merecen seguimiento. Sí pediría cierta pedagogía con nuestros entornos, para que la gente sepa cuándo pedir ayuda y cuándo no".

Dos medicamentos son los principales entre quienes no precisan de atención médica, el paracetamol y el ibuprofeno, aunque Zubia ha lanzado varias advertencias. "El paracetamol puede ser útil, pero no se puede tomar más de lo que corresponde. Cada pastilla tiene 650 miligramos, por lo que no deberíamos tomar más que una cada ocho horas. El paracetamol perjudica al hígado, por lo que quien tenga problemas hepáticos no lo puede tomar".

Y sobre el ibuprofeno, el doctor Zubia ha recordado que "puede perjudicar al estómago así que conviene tomarlo siempre después de cada comida. No está indicado para las personas que tengan problemas de riñones, por lo que estas deberían tomar antes paracetamol".

La actual variante dominante, ómicron, genera cuadros más leves que los anteriores, "pero que sean más leves no significa que esto sea un juego", por lo que Zubia ha animado a seguir con la vacunación, con la correspondiente dosis de recuerdo según la franja de población, y que quien tenga cualquier duda, acuda al sistema sanitario.

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa