Juzgan a un prestamista por estafa de pisos en Gipuzkoa

La Fiscalía reclama penas de hasta ocho años y medio de cárcel para el acusado

16.05.2021 | 02:05
Imagen de archivo de viviendas en venta en Donostia. Foto: Ruben Plaza

donostia – Un prestamista será juzgado próximamente en la Audiencia de Gipuzkoa acusado de estafar a dos mujeres de avanzada edad, una de ellas ya fallecida, para quedarse con sus viviendas cuando las víctimas no lograban devolverle el dinero que les concedió con unos intereses de demora del 30%.

La Fiscalía de Gipuzkoa considera a este hombre responsable de dos delitos de estafa por los que reclama que se le impongan penas que suman ocho años y medio de cárcel, así como multas por un importe total de 21.600 euros, al tiempo que demanda distintas compensaciones económicas para las damnificadas.

Por su parte, la acusación particular, que ejerce el letrado Joseba Salegi en representación de las mujeres, eleva su petición de condena hasta los veinte años por dos delitos de estafa agravada en concurso ideal con otros dos de amenazas.

Asimismo reclama que se imponga al hombre una multa de 504.000 euros y que indemnice a una de las perjudicadas con 147.110 euros y con 114.000 a la otra.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, el primero de los casos se remonta al año 2004, cuando una de las víctimas acudió a una empresa de intermediación financiera para obtener dinero con el que costear diversas reformas en su vivienda de Legazpi.

La Fiscalía detalla que, "debido a su falta de conocimiento de los conceptos jurídicos utilizados y su escasa formación", la anciana no comprendió el alcance y consecuencias" del documento que firmaba y que "determinó que fuera privada de su vivienda por debajo de su valor".

otro caso en errenteria El escrito de la Fiscalía detalla un segundo caso en el que el inculpado presuntamente actuó de una manera similar con una segunda mujer con la que en septiembre de 2005 firmó un préstamo hipotecario bajo la garantía de su piso de Errenteria, tasado en 240.404 euros, a cambio de un préstamo de 55.000 euros y 11.000 euros para costas y gastos.

El contrato tenía un plazo de devolución de seis meses en los que los intereses serían del 8%, que fueron pagados de forma anticipada, tras lo que el capital no devuelto generaría unos intereses de demora del 30%.

El documento del Ministerio Público aclara que en el caso de esta segunda víctima, "percibía una pensión de 630 euros y no tenía estudios ni formación suficiente que garantizara que pudiera comprender perfectamente el alcance y consecuencias de las condiciones que aceptó, ni las hubiera asumido de haberlas entendido de forma plena".

Transcurridos varios años sin devolver el importe del préstamo, "a finales de 2008 o principios de 2009", el prestamista reclamó a la mujer el pago "del capital e intereses devengados", quien no tenía "conocimiento cierto" de la cantidad adeudada pero que le entregó en mano 500 euros, al menos en tres ocasiones.

Más adelante, en septiembre de 2009, presuntamente la indujo, "bajo la presión constante de dejarla en la calle con sus hijos", a firmar un poder a su favor que le facultaba para hacer en su nombre todo tipo de transacciones y operaciones en relación a la vivienda, tras lo que presuntamente llevó a cabo una operación similar a la padecida por la primera víctima para obtener igualmente la "dación en pago" del domicilio y alquilársela a la perjudicada.

Las víctimas son mujeres de avanzada edad, una de ellas ya fallecida, a las que el acusado reclamaba intereses de demora del 30%

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa