La mujer tiroteada en Baiona vio la agresión mortal al chófer de autobús

Nathalie Flores declaró en la investigación del conductor agredido por cuatro viajeros el verano pasado

03.02.2021 | 01:15

donostia – La mujer tiroteada en Baiona en un control policial era una testigo relevante en la investigación del chófer de autobús que falleció en la capital labortana en julio tras ser agredido por varios viajeros. Según informó ayer France Bleu Pays Basque, la mujer, Nathalie Flores, viajaba con su hija en aquel autobús que conducía Philippe Monguillot.

La mujer murió tiroteada a primeros de enero tras saltarse un control policial nocturno. La Fiscalía gala abrió entonces una doble investigación sobre el suceso, que sigue abierta, y el agente autor de los disparos estuvo en custodia policial, aunque pocas horas después quedó libre al entender que el tiroteo se produjo en legítima defensa.

Apenas medio año antes y cuando acompañaba a su hija en un autobús, Flores fue testigo de otro hecho luctuoso, cuando cuatro personas se enfrentaron al chófer del vehículo, Philippe Monguillot, que murió días después por las heridas que sufrió. Dos de esas personas están procesadas acusadas de asesinato y el testimonio de Flores resultaba clave en el proceso judicial.

Según citó France Bleu Pays Basque, el relato de Flores, antes de que la Policía detuviera a los implicados en el caso Monguillot, fue que el propio conductor se dirigió a cuatro personas por su conducta. Según Flores y a diferencia de la versión oficial que se extendió, estas cuatro personas sí llevaban la mascarilla puesta y fue el chófer quien, en el fragor de la discusión, propinó el primer golpe antes de recibir un cabezazo. Luego ella intervino enfadada al ver al conductor en el suelo e incluso salió a la carrera tras alguno de los agresores.

Según Flores, y a diferencia de la versión oficial, los pasajeros sí llevaban la mascarilla y fue el conductor el que inició los golpes