Gipuzkoa | La Diputación contará con un presupuesto de 416,6 millones en Políticas Sociales para 2021

Destinará 23,7 millones en dos años a medidas para frenar la pandemia, como la compra de material de protección o nuevos recursos de atención

02.02.2021 | 14:05
Gente mayor paseando por delante de la residencia Egogain de Eibar

El Departamento de Políticas Sociales de Gipuzkoa contará en 2021 con 416,6 millones de euros, el presupuesto más elevado de su historia, con un incremento del 4,8%, y que, en palabras de su responsable, Maite Peña, supone un "récord absoluto" y destinar 600 euros por habitante a gasto social.

Según informa la Diputación en una nota, Peña ha dado a conocer en las Juntas Generales del territorio estas cifras, con las que se pretende "cuidar y proteger a las personas más vulnerables, y seguir haciendo frente a la pandemia" de la covid-19.

En su intervención, la diputada ha destacado que el gasto social es una inversión "transversal" dentro de la Diputación, por lo que, a las partidas de su departamento, es preciso sumar otros 15,7 millones de euros correspondientes a los proyectos estratégicos de Adinberri y Elkar Ekin. De esta manera, ha aclarado que el gasto social por cada guipuzcoano asciende hasta los 600 euros, 34 más que en 2020, para convertirse en "el más elevado de la historia". "Con este presupuesto blindamos las políticas sociales, que suponen uno de los ejes estratégicos de la Diputación Foral, junto a la promoción económica", ha recalcado Maite Peña.

"Desde la innovación social y la implicación de la comunidad -ha añadido-, estamos avanzando en el cuidado y la protección de los más vulnerables y profundizando en un modelo de atención centrado en las personas, mediante un modelo puntero y sostenible, y en estrecha colaboración con el tercer sector social de Gipuzkoa".

"Por eso -ha continuado-, el presupuesto recoge incrementos significativos en la atención a los mayores, a personas con discapacidad y en inclusión social", porque "el objetivo final es construir una Gipuzkoa cada vez menos desigual y más cohesionada".

En su opinión, las políticas sociales "van a salir reforzadas tras la covid-19" porque en Gipuzkoa se ha "acelerado el proceso de mejora del modelo residencial y de cuidados de larga duración, hacia la atención centrada en la persona".

Un contexto en el que su departamento prevé destinar en dos años 23,7 millones de euros a seguir haciendo frente a la pandemia, después de que en 2020 haya dedicado un total de 13,2 millones de euros a la creación de nuevos recursos de atención, a la compra de material de protección, al control y prevención de la enfermedad y al refuerzo de la atención y de las visitas en residencias, entre otras actuaciones.

Por otra parte, ha anunciado que el despliegue del Mapa de Servicios Sociales tomará impulso en 2021 y se prevé la creación de 254 nuevas plazas en diferentes recursos sociales: 60 residenciales para personas mayores (que se destinarán al control de la pandemia), 124 residenciales y de centros de día para personas con discapacidad y 70 para la inclusión social.

Asimismo, ha recordado que para la Diputación "sigue siendo una prioridad absoluta hacer frente al reto del envejecimiento", por lo que la partida destinada a la atención a las personas mayores, suma más de 111 millones de euros, la mayor de su departamento, con un incremento respecto al 2020 de 10 millones de euros.

Además, el programa destinado a la atención de personas con discapacidad, supone el 12,70 % del presupuesto total con 53,4 millones y contempla, entre sus actuaciones principales, la creación de nuevas plazas residenciales y de centros de día en discapacidad y enfermedad mental, ampliar el servicio de tutela, así como la atención temprana.

En cuanto a la inclusión social, Peña precisado que tendrá un aumento del 8,32%, para llegar a los 35.009.299 euros, con los objetivos de la aprobación de un nuevo Plan de Inclusión Social y la adecuación de un centro integral de atención para personas en situación de exclusión social grave, entre otras actuaciones.