Coronavirus | Enero fue el segundo peor mes de toda la pandemia en Euskadi

Acumula más de 24.000 contagios, 157 pacientes en UCI y 284 fallecidos hasta el día 24

01.02.2021 | 00:36
El gran número de contagios se ha traducido en una gran presión hospitalaria con más de 700 vascos ingresados. Foto: Borja Guerrero

donostiaEuskadi cerró ayer un mes negro. Justo un año después de detectarse el primer caso de coronavirus en el Estado, el de un turista alemán en la isla de La Gomera, la pandemia arroja en la CAV cifras catastróficas con más de 3.300 fallecidos. El mes de enero se salda con los segundos peores registros de la pandemia –después del de abril de 2020– que pasa factura en los hospitales, donde hay más de 700 personas ingresadas, 157 de ellas luchando por su vida en las UCI. Se trata también del mes que acumula la segunda peor cifra de contagios desde que comenzó esta crisis sanitaria con 24.315 infecciones en 31 días. El peaje humano es lo más dramático. El virus se ha cobrado en enero la vida de 284 personas. Y son datos recabados hasta el día 24, por lo que aún no se han contabilizado los fallecidos de la última semana.

Sin embargo, son las Unidades de Críticos el punto que más preocupa en este momento ya que arrojan el máximo de ocupación de pacientes infectados desde la mitad del mes de abril, en plena primera ola, con 157 enfermos graves en las últimas horas. La tensión en estas unidades ha crecido jornada tras jornada y el viernes, con 151 personas ingresadas, ya se superó el pico de la segunda ola que se registró el 13 y 14 de noviembre, cuando ocupaban estas camas 146 pacientes.

Desde mediados de abril de 2020 no se registraba un dato tan alto de pacientes con covid en estos servicios como los notificados las dos últimas jornadas. Así, el 16 de abril el boletín epidemiológico del Gobierno Vasco reflejaba que había 163 personas ingresadas en las UCI y el máximo de la primera ola se produjo el día 3, cuando se informó de 236 enfermos graves. También intranquiliza la situación en planta. De hecho, el sábado se produjeron 74 nuevos ingresos de pacientes con complicaciones por coronavirus. La curva ascendente de la pandemia ha batido sus peores marcas en este comienzo de año y la variante británica del virus amenaza con empeorar la delicada situación, según las autoridades sanitarias.

Como contrapunto, cabe señalar que los pacientes más graves con SARS-Cov-2 están siendo mejor abordados por los conocimientos que los médicos tienen ya sobre la enfermedad y precisan menos técnicas de ventilación mecánica.

En el terreno de nuevos casos, el número de contagios dio el sábado un pequeño respiro, ya que, por primera vez desde el 25 de enero, bajó de los mil diarios. En total, se notificaron 855, frente a los 1.090 del viernes, y la tasa de positividad también cayó dos décimas, al situarse en 7,1 %.

Medidas restrictivas

El descenso de nuevos positivos se debe a la caída del número de pruebas diagnósticas, 12.051 frente a las 14.057 de la jornada precedente, pero sobre todo obedece a las restricciones adoptadas. La bajada de contagios en el conjunto de los tres territorios vascos puede vincularse a las limitaciones de movilidad y reunión. Enero no ha vuelto al duro confinamiento domiciliario de la primavera, pero las restricciones para tratar de controlar y frenar el virus han sido drásticas. Desde el pasado lunes 25, en Euskadi rige un severo confinamiento perimetral de los municipios que estará en vigor, en principio, hasta el 13 de febrero.

Las medidas no podían esperar más. La pésima evolución de los datos epidemiológicos situaron a Euskadi este mes de enero, en el nivel 5 de máximo riesgo, el indicador de incidencia de la pandemia más elevado, en el nivel 4 en reproductividad del virus y en el 3 de impacto asistencial. Por ello, el LABI celebrado el día 22 decidió volver a confinar todos los municipios vascos. Además redujo los encuentros sociales a un máximo de cuatro personas, tanto en espacios públicos como privados, dos menos que las permitidas hasta entonces. Lo que no se tocó fue el toque de queda tras haberlo rechazado Salvador Illa.

un fallecido en residencias

El fin de semana ha dejado un fallecido en residencias por covid-19, concretamente un usuario del centro Bermingham de Donostia, lo que eleva el total de muertes desde el pasado mes de agosto a 152. Además, no se registró ningún nuevo positivo, mientras que un residente de San Martín de Oñati superó la enfermedad, por lo que el total de casos activos de coronavirus en la red residencial del territorio se queda en 56.

Identificadas nueve personas. La Ertzaintza identificó y sancionó a nueve personas por la celebración de una fiesta en un hotel de Oiartzun que incumplía la normativa sanitaria. Fue cerca de la medianoche del sábado cuando los agentes de la Ertzaintza detectaron la celebración de una fiesta en una de las habitaciones del hotel. Por otro lado, pasadas las seis de la tarde del sábado, una patrulla detectaba la presencia de siete jóvenes bebiendo alcohol en la Plaza Istillaga de Irun. Todos ellos fueron multados.