El LABI estudiará este viernes el posible endurecimiento de las medidas para Navidad ante la evolución del coronavirus

Sanidad rechaza la solicitud de Euskadi para poder regular la movilidad en horario nocturno

16.12.2020 | 15:50
Imagen de las casetas de Navidad de Donostia.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado que el Consejo Asesor de Protección Civil de Euskadi (LABI) analizará el próximo viernes el posible endurecimiento de las restricciones del plan de Navidad. "Es posible. Todo está en revisión. Ya dije la semana pasada que las medidas podrían ser (revisadas) de manera positiva o regresiva", ha recordado.

No obstante, Urkullu ha recordado que en el caso de Euskadi "la evolución está siendo positiva. La tasa había subido a 850 casos por cada cien mil habitantes y ahora se sitúa cerca de los 300. Lo hemos conseguido entre todos". Pero ha insistido en que es necesario "seguir cumpliendo las medidas, de manera estricta, que son también una vacuna preventiva".

La evolución del coronavirus en los últimos días ha abierto un debate en todo el Estado, que esta misma tarde se ha puesto sobre la mesa en el Consejo Interterritorial de Sanidad. El propio Pedro Sánchez ha alertado esta mañana de que las medidas anticovid que definen el marco del plan navideño de las Comunidades Autónomas podrían ser revisadas en función de la evolución de la pandemia.

La propuesta de Euskadi en el Consejo Interterritorial

En relación a la propuesta realizada en la reunión del Consejo Interterritorial, el Gobierno vasco ha vuelto a reiterar que las medidas correspondientes a Euskadi se decidirán, como siempre, en el LABI.

"A la vista de la evolución epidemiológica, determinar que las comunidades y ciudades autónomas puedan aplicar medidas y criterios más restrictivos en relación con los cuatro primeros apartados del Acuerdo de 2 de diciembre de 2020 por el que se prevén medidas de salud pública frente a covid-19 para la celebración de las fiestas navideñas, siempre de acuerdo con lo previsto en el Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2 y resto del ordenamiento jurídico."

Los cuatro apartados de los que han hablado son la limitación de la entrada y salida en las comunidades y ciudades Autónomas; los encuentros con familiares y personas allegadas; la limitación de la movilidad nocturna y los eventos navideños.

Además, Euskadi ha vuelto a solicitar la modificación del punto 5 del Real Decreto del Estado de Alarma relativo a la limitación de la movilidad en horario nocturno para que las CCAA puedan flexibilizarlo, si consideraran necesario hacerlo. Se ha negado esa posibilidad.

La llegada de la vacuna

El lehendakari ha advertido de que la distribución de la vacuna no será inmediata y su aplicación a toda la población durará hasta otoño de 2021. "Será progresiva. No va a ser posible de la noche a la mañana que todos los ciudadanos, de manera voluntaria, puedan ser beneficiarios de la vacuna", ha explicado.

Por ello, Urkullu ha querido hacer hincapié en la importancia del cumplimiento de las medidas y restricciones anticovid. "Se habla de que para el verano un 40 % haya recibido la vacuna, y eso exige que tenemos que seguir guardando la 'vacuna preventiva' de manera celosa", ha subrayado. Asimismo, ha anunciado que él se va a vacunar cuando le "corresponda".

Preguntado por qué cuesta tanto doblegar la curva en Euskadi, el lehendakari ha respondido que "la explicación está en lo que estamos viviendo en Europa en este momento. Países que supuestamente se decía que estaban gestionando bien la situación hoy están aplicando unas medidas restrictivas. La segunda ola nos ha igualado a todos".