"Quiero cuidar de ellos en esta última etapa"

El servicio de teleasistencia del Gobierno Vasco betiON homenajea a los cuidadores recopilando algunas de las frases reales más bonitas escuchadas durante sus conversaciones en los últimos cuatro años.

04.11.2020 | 09:53
Una cuidadora, junto a una anciana.

Hijos que, como aprendieron de ellos, tratan de cuidar de la mejor de las maneras a sus padres en sus últimos años; maridos que se convierten en peluqueros particulares para hacer feliz a su mujer dependiente; y esposas que reciben "un pellizco cariñoso en la mejilla" cada noche que valen por toda una vida juntos. Sin quererlo, decenas de familiares se transforman cada año en cuidadores, atendiendo con cariño y dedicación a aquellas personas que ya no pueden valerse por sí mismas. El servicio de teleasistencia betiON ha querido homenajearles recopilando algunas de las frases más bonitas que han escuchado en los cuatro años que lleva activo el programa.

"Cuando acuesto a mi marido por la noche en la cama, me da un pellizco cariñoso en la mejilla. En esos momentos me siento de terciopelo" o "Ellos cuidaron de mí y de mis hermanos. Quiero cuidar de ellos en esta última etapa, aunque sea la mitad de bien que lo que ellos lo hicieron conmigo" son algunos de los doce bellos mensajes que recoge el último folleto de betiON con motivo del Día de las Personas Cuidadoras que se celebra mañana. Frases reales escuchadas durante las conversaciones con el personal del programa y que ponen de manifiesto el amor que sienten hacia sus seres queridos.

Así, se desvela cómo maridos se convierten en esteticistas –"Quiero mucho a mi mujer. Soy su peluquero particular y también le pinto las uñas para que esté contenta y se vea arreglada como a ella le gusta. Si es feliz con eso, yo también lo soy"– o incluso panaderos –"Le hago su pan favorito cada día. Cuando comienza a oler, sonríe y hace Uhmmm. Me encanta ese momento"– y que pueden con la peor parte de ser cuidador –"Aunque mi madre tenga malos momentos, me siento agradecida de compartir con ella su vejez"–.

En cuatro años de vida, 498 familias han pasado por el programa del Gobierno Vasco buscando apoyo y escucha activa a una labor diaria nada sencilla. La carga de las cuidadoras, que en la mayoría de los casos conviven con la persona dependiente, es enorme. Cuidar su higiene, hacerle compañía, darle apoyo, alimentarla, llevar sus tareas domésticas, actuar como sus enfermeros e incluso dosificar su medicación son tareas habituales a lo largo de los 365 días del año.

BetiON trata de identificar esas sobrecargas de trabajo atendiendo y ofreciendo herramientas a los cuidadores –en la mayoría de los casos, mujeres– para mejorar su calidad de vida. No hay mejor manera de contribuir al cuidado de las personas dependientes que haciendo lo propio con los que se encargan de ellos.


CUIDADORAS FEMENINAS


Además de presentar el homenaje de este año, el servicio de teleasistencia señaló también que 205 familiares fueron atendidas el pasado año, de las que la inmensa mayoría, el 85,85%, eran mujeres. "El perfil que más se repite es el de una mujer, de al menos 70 años que cuida de su cónyuge sin formación específica para el cuidado", informó la viceconsejera de Políticas Sociales, Lide Amilibia.

Tras mujeres que cuidan de sus maridos, el segundo perfil que más se repite es el de mujeres que asisten a sus hijos, en 73 de los casos. La cifra de hombres que hacen lo propio con sus progenitores, en cambio, es de trece personas.

A través de un servicio de atención permanente las 24 horas del día y todos los días del año, betiON ofrece diferentes guías y herramientas con el que facilitar el trabajo de los cuidadores, además de ser un más que necesario apoyo emocional. El reflejo de las doce frases seleccionadas es buena prueba de que, en muchos de los casos, poder tener una conversación es el bálsamo ideal para dar el mejor cuidado a un ser querido.