Trabajadores de La Asunción expresan su hartazgo y exigen que el centro sea público

El hospital de referencia de Tolosaldea retomará mañana su actividad habitual tras dar por controlado el foco

14.10.2020 | 01:15
Trabajadoras y usuarios de la clínica de La Asunción, durante la rueda de prensa que ofrecieron ayer en Tolosa.

tolosa – Trabajadoras y usuarios de la clínica La Asunción, en Tolosa, realizaron ayer un llamamiento a la participación en una manifestación que tendrá lugar este sábado, día 17, a las 12.30 horas en Plaza Zaharra, para exigir "una salud pública de calidad".

Además, aprovecharon la ocasión para invitar a "agentes sociales y a la ciudadanía" a que acudan a las 18.00 horas de hoy a Zerkausi para realizar una fotografía de apoyo a sus reivindicaciones.

En la rueda de prensa celebrada ayer la representante de las trabajadoras, Ainhoa Ortiz, denunció la actual situación. "El confinamiento de la clínica ha colmado nuestra paciencia", apunto Ortiz . "No es casualidad que este confinamiento se haya producido en La Asunción, ya que, a diferencia de otras comarcas, aquí es un hospital privado el que el presta el servicio y eso ha influido directamente".

Las trabajadoras, abundó, llevan años "peleando" por mejorar sus condiciones laborales, entendiendo que redundaría positivamente en "la calidad del servicio". "Somos pocas trabajadoras y no llegamos. Por nuestra parte lo damos todo, pero la falta de recursos personales y materiales tiene influencia directa en la calidad del servicio", un servicio que llevan tiempo pidiendo que sea público.

La aparición de un importante número de casos positivos en la plantilla, 36 a día de ayer, a los que hay sumar seis usuarios, a su entender se explica en parte por el hecho de que "hasta ahora no hemos tenido mascarillas adecuadas ni medidas de protección".

La extensión del COVID-19 en la clínica, aseguró, se debe a las "malas condiciones laborales" que, a su vez, se explican porque "el objetivo de los propietarios de la clínica no es la atención sanitaria, sino el beneficio económico".

Con las movilizaciones se pretende denunciar la situación vigente, con anulación de consultas e impedimento de visitas y la derivación de las hospitalizaciones a Irun, que piden que se hagan en Donostia.

"Queremos saber cómo es posible que se haya llegado a esta situación", apuntaron las trabajadoras, que aseguraron que la solución para Tolosaldea pasa por que la atención sanitaria sea "100% pública, como en el resto de Euskadi".

Ayer mismo la gerencia de La Asunción dio el foco por controlado, al no haber nuevos contagios desde el lunes, y anunció que reanudará su actividad habitual mañana, cuando se reactivarán las cirugías y se dejará de enviar al hospital comarcal de Bidasoa a los pacientes ingresados de urgencia. Tanto las consultas externas como la actividad ambulatoria, añadieron, seguirán funcionado con normalidad "ya que en ningún momento se han paralizado".

Ayer se procedió a la desinfección "a fondo" de las instalaciones y, para garantizar la seguridad de usuarios y trabajadores, se mantendrá la restricción de acompañantes por enfermo y la distribución de un paciente por habitación.

Además, en el transcurso de las próximas cuatro semanas ser realizarán pruebas a los trabajadores cada siete días, medidas adoptadas de acuerdo con el Departamento de Salud del Gobierno Vasco.

profundo malestar Inma Arroyo, enfermera y representante del comité de empresa, lamentó ayer que la gerencia no les haya notificado directamente el número de personas que han dado positivo.

Los seis pacientes, recordó, inicialmente dieron negativo y "positivizaron en poco tiempo". "El mayor problema son los pacientes y el personal asintomático", explicó.

"La dirección está tomando las medidas a posteriori. Esta situación la llevamos arrastrando desde la primera oleada de la pandemia, y provoca un desgaste del personal. No es verdad que se esté primando la seguridad del paciente, importa lo económico", aseguró.

"Como trabajadores queremos que tanto nosotros como los pacientes estemos seguros", apuntó Arroyo. "Nuestra clínica presenta unos problemas de localización que hacen imposible una descentralización del personal y que haya una carencia precisamente está obligando a una movilidad de los trabajadores que no debería darse", explicó.

"La dirección conoce la teoría pero no la lleva a la práctica", subrayo la representante de los trabajadores, que reclamó con insistencia "la publificación" de La Asunción. "Ya es hora, los trabajadores venimos luchando por eso".

Esta precaria situación volvió a salir a flote después de que "se desactivara la alarma en junio, cuando se desprendieron de personal que sigue siendo necesario ahora mismo".

En esta misma línea se pronunció Ainhoa Ortiz, que lamentó la "precariedad" en la que trabajan. "Se ha visto en la atención de las urgencias en verano, que han funcionado muy mal. Para las 30.000 personas que atendemos estaban una enfermera y dos médicos", declaró.

"Damos todo lo posible pero no llegamos por falta de medios y de personal", subrayó esta trabajadora que denunció también que "hemos sufrido mucha escasez de personal de limpieza, cuando es fundamental ante el COVID-19". "Osakidetza sabe lo que está pasando pero le salimos baratos" lamentó.

El sindicato ELA, por su parte, criticó "la mala gestión" de la dirección del hospital que, por ejemplo, no ha realizado una adecuada sectorización de los pacientes, manteniendo positivos y negativos en la misma planta. Además, ELA denunció que desde marzo, y hasta la aparición de este rebrote, no se hayan hecho PCR a las trabajadoras y, cuando se han realizado, se ha tardado más de 24 horas en dar el resultado, tiempo en el que han seguido trabajando.

El sindicato hizo constar que "tampoco hay suficientes controles en las entradas y salidas de las visitas" y que el personal "trabaja en el mismo turno con pacientes positivos y negativos".

Martín Arroyo es un usuario del hospital que acudió a apoyar unas reivindicaciones que como ciudadano comparte. "No tener un hospital público tiene sus efectos que venimos sufriendo desde hace años en Tolosaldea", indicó.

"Son muchas las consecuencias, pero una de las principales son las listas de espera o la precariedad en número de especialidades", lamentó. "Lo que ha surgido no nos parece extraño, por la situación que vienen denunciando los trabajadores. La sanidad en La Asunción creemos que se rige más por criterios económicos", concluyó

"Ya es hora de que La Asunción se publifique, es algo por lo que llevamos luchando años"

Inma Arroyo

Trabajadora de La Asunción

"Lo ocurrido no se nos hace extraño por la situación de precariedad que denuncian"

Martín Arroyo

Usuario de La Asunción

"Somos pocas trabajadoras y no llegamos. Lo damos todo, pero faltan recursos"

Ainhoa Ortiz

Trabajadorade La Asunción