Euskadi aplica la misma estrategia anticovid que los referentes de la UE

13.10.2020 | 00:37
Un grupo de personas sentadas en la terraza de un bar en Berlín. Foto: Efe

Euskadi, como el resto de Europa, combate la segunda ola de COVID-19. Un repaso a las medidas de nuestros vecinos europeos permite hallar las similitudes en la estrategia

Al igual que Euskadi, Alemania, Austria, Dinamarca, Bélgica o Francia se enfrentar a la segunda ola del covid-19. Todos ellos tienen duras medidas restrictivas para evitar la pro pagación de los casos muy similares a las que mantiene el Gobierno Vasco, sobre todo, en la apuesta por pruebas masivas de PCR para cortar la transmisión comunitaria, la restricción en bares y restaurantes o el uso de la mascarilla. Aunque en esta segunda ola, Bélgica intentó suavizar las medidas bajo el argumento de que "la vida debe continuar", la realidad ha obligado a anunciar más restricciones. Donde las medidas son muy similares es en la vuelta a las aulas y, al igual que ocurre en Euskadi, en todos ellos el protocolo funciona, hasta el momento, a la perfección y los centros se han convertido en lugares seguros.

la apuesta

Test masivos de PCR

Alemania

Ante el aumento de casos, la canciller Angela Merkel amenazó con nuevas restricciones. La advertencia general del Gobierno alemán es no realizar viajes a ninguno de los casi 160 países fuera de la UE y el espacio Schengen, aunque desde el pasado día 1 las recomendaciones están adaptadas a la situación en cada país. En la zona Schengen, catorce de los 27 países de la UE están señalados, al menos parcialmente, como áreas de riesgo. Entre ellas el Estado español. Desde el 12 de agosto, la CAV se encuentra en la lista de regiones de riesgo, coincidiendo con la llegada de la segunda ola de la pandemia. Nafarroa está desde julio en esa misma lista. La presencia en esta lista obliga a todos los viajeros que entren en Alemania procedentes de esas zonas consideradas de alto riesgo a someterse a una PCR. Los test pueden hacerse antes de viajar a Alemania o bien en los aeropuertos, estaciones de tren y terminales de autobús.

La vuelta a las aulas comenzó muy pronto en Alemania. A mediados de agosto, los estudiantes volvieron a las clases presenciales. Al igual que ocurre en el Estado, existe disparidad entre las medidas adoptadas en todo el territorio federal, dado que la Educación es una competencia de los länder. La regla general no es muy diferente al protocolo dictado por el Gobierno Vasco o navarro para la vuelta de los estudiantes vascos a las aulas. Además del uso de la mascarilla –hay regiones donde el uso es obligatorio en toda la actividad lectiva, aunque en otros no es necesario llevarla puesta en las clases– y la distancia de seguridad, se promueven otras medidas como la ventilación de las aulas o trasladar al aire libre tantas clases como sea posible, por lo que las familias han recibido instrucciones de enviar a los niños al colegio este año más abrigados que de costumbre. Los alemanes disponen de una aplicación diseñada para alertar a personas que han estado cerca de alguien que dio positivo por coronavirus y, siempre que sea posible, piden a las empresas que permitan trabajar en casa.

restricciones

Mascarillas y teletrabajo

Austria

Desde mediados de septiembre, los austriacos sufren la segunda ola de la pandemia del coronavirus. La situación es particularmente dramática en Viena, donde se registra el 50% de todas las nuevas infecciones en Austria. En el apartado de movilidad, el país alpino tiene emitidas alertas de viaje para 32 países, entre ellos Estados Unidos, Brasil o India, que se cuentan entre los más afectados del mundo por esta pandemia. En el ámbito europeo destacan Portugal, Suecia y España. En el aeropuerto de Viena existe la posibilidad de realizar la prueba PCR, aunque no de manera gratuita.

Los alumnos austriacos comenzaron el curso escolar el 7 de septiembre con clases presenciales, pero a diferencia de lo que ocurre en Euskadi lo hacen sin mascarillas, aunque es obligatorio su uso a la entrada y en los pasillos de los centros educativos cuando las autoridades sanitarias adviertan de un aumento de riesgo en la zona, según un "sistema de semáforo", con cuatro grados de alerta por colores. Sí son similares otras medidas como una política de información y contención de grupos de alumnado que busca evitar un contacto amplio entre los estudiantes. Asimismo, Austria tiene previsto testar a unos 15.000 alumnos y 1.200 profesores cada tres semanas.

Los austriacos disponen de una aplicación oficial de rastreo de contactos que registra automáticamente todos y cada uno de ellos, respetando estrictas directrices de protección de datos. Durante todo el invierno los austriacos se tendrán que acostumbrar a una serie de medidas restrictivas, como la obligatoriedad de llevar mascarillas en todos los espacios públicos cerrados, incluidos los comercios, donde hasta ahora solo se aplicaban en las zonas con más contagios. Además, las autoridades instaron a los empresarios a implementar medidas de higiene y de frecuente ventilación en los lugares de trabajo, y facilitar siempre que sea posible el trabajo a distancia, aunque esta es ya una costumbre adquirida. De hecho, Austria triplica las cifras de España respecto al teletrabajo.

La hora máxima de cierre es la 1.00 de la madrugada, como ocurre en Euskadi, y también está prohibido comer o beber de pie y solo se permite a los clientes quitarse la mascarilla cuando están sentados en una mesa.

Aplicación de rastreo

Monitorización

Dinamarca

Desde mediados de septiembre, el Ministerio de Sanidad danés anunció una serie de medidas restrictivas para el país. Los bares, los restaurantes y las cafeterías tienen que cerrar a las 22.00 horas y los consumidores deben estar a una distancia mínima de un metro entre ellos. Los eventos como bodas y confirmaciones solo podrán celebrarse si se respetan los protocolos sanitarios y tienen que concluir también antes de las 22.00 horas. Además, se anima a no celebrar otros eventos, como fiestas y celebraciones en residencias privadas, con personas que no sean del círculo de allegados.

En el apartado educativo, se crearon lo que denominan microgrupos y se establecieron diferentes horarios para la comida, entradas escalonadas o zonas divididas en el patio para jugar o realizar cualquier deporte. Las mesas de los alumnos se encuentran separadas y los padres no pueden acceder a los centros. El lavado de manos debe realizarse cada dos horas. Sin embargo, no es obligatoria la utilización de mascarilla por parte del alumnado.

Otra de las particularidades es la aplicación de rastreo, que recopila una gran cantidad de datos para monitorear la epidemia danesa de COVID-19. Se utiliza tanto la monitorización pasiva como la activa. La primera incluye datos sobre el número de analizados, número de casos confirmados, distribución por geografía, sexo y edad, etcétera, así como el número de hospitalizados y en cuidados intensivos. El monitoreo activo incluye las llamadas pruebas centinela, en las que se selecciona a algunos médicos y se les pide que analicen a algunas personas que tienen síntomas respiratorios leves, así como a un número similar de pacientes sin síntomas respiratorios.

Salvar la navidad

Cierre de bares y restaurantes

Francia

París y cinco ciudades de Francia viven nuevas restricciones por el repunte de casos. Bares y restaurantes, así como todos los establecimientos que reciben público, están cerrados salvo si se aplica un protocolo sanitario estricto. El Gobierno de Macron estudia imponer un confinamiento de la población del 1 al 20 de diciembre para bajar el número de contagios y el riesgo de nuevas infecciones, para de este modo salvar la Navidad. "Quedan seis meses dificilísimos", advierten las autoridades galas.

Respecto a los centros educativos, el ministro de Sanidad aseguró que los brotes en los colegios "no me inquietan. Los niños no sufren casos graves. Los casos graves son excepcionales. Los niños son menos contagiosos que los adultos. No hay que tener miedo de llevar a los niños a la escuela, es fundamental que los niños puedan aprender", se escuda.

De manera general, el uso de la mascarilla es obligatorio en el transporte público, todos los espacios cerrados que reciban público y siempre con medidas de distanciamiento: comercios, edificios públicos, zona interior de los bares y restaurantes, cines, museos, teatros, etc. Quedan abiertos una gran parte de los sitios culturales, con limitación de aforo y en su mayoría con reserva. Para el inicio del curso escolar, el Gobierno galo recomendó a los liceos escalonar tanto las entradas como las salidas de las aulas. Los profesores pueden quitarse la mascarilla si eso facilita las clases siempre y cuando puedan mantener, al menos, dos metros de distancia.

Bruselas, cierre a cal y canto

Aumento de los contagios

Bélgica

En esta segunda ola del coronavirus, el Gobierno de Bélgica había elegido el camino de levantar algunas restricciones bajo el argumento de que "la vida debe continuar", pese a que los contagios no hacen más que crecer. No obstante, las autoridades se han dado de plazo diez días para volver a evaluar la situación. Pese a todo, el uso de la mascarilla en la calle ya no es obligatorio, salvo que no haya distancia de seguridad. No es obligatoria la burbuja de reunión de cinco personas y pasa de prohibido a desaconsejable viajar a países en zona roja, entre los que se encuentra Euskadi. Además, la cuarentena se reduce de catorce a siete días con un PCR negativo.

Sin embargo, hay una excepción a este aparente relajamiento: Bruselas. La capital belga es, tras Madrid, el otro gran foco de la pandemia en Europa y por eso desde el pasado miércoles, y durante un mes, están cerrados bares, cafés y salones de té. Se prohíbe también el consumo de alcohol en espacios públicos.

En la vuelta a las aulas, la mascarilla es obligatoria para los alumnos mayores de 12 años y para profesores y se han creado grupos burbuja. Además, apuesta por las aplicaciones móviles de rastreo como un arma imprescindible para frenar el COVID-19 en esta segunda ola.

Alemania

Población. 83.166.711 millones

Contagiados. 325.331 personas. Tasa: 392,43 por 100.000 habitantes

Personas fallecidas. 9.621. Tasa: 3,35%

Austria

Población. 8.901.064 millones

Contagiados. 56.298 personas. Tasa: 632,37 por 100.000 habitantes

Personas fallecidas. 855 Tasa: 1,62%

Dinamarca

Población. 5.882.763 millones

Contagiados. 32.571 personas. Tasa: 559,37 por 100.000 habitantes

Personas fallecidas. 667. Tasa: 2,10%

Bélgica

Población. 11.549.888 millones

Contagiados. 162.258 personas. Tasa: 1.407,94 por 100.000 habitantes

Personas fallecidas. 10.191. Tasa: 7,08%

Francia

Población. 67.098.824 millones

Contagiados. 734.974 personas. Tasa: 1.095,73 por 100.000 habitantes

Personas fallecidas. 32.730. Tasa: 4,59%