vuelta al cole

Más de 65.000 universitarios se reincorporan mañana a las clases

La universidad diseña un protocolo de seguridad con 400 aulas espejo para seguir las sesiones

06.09.2020 | 00:34
Estudiantes de Ingeniería Química de la UPV, en el campus de Gipuzkoa. Foto: Ainara García

donostia – No solo los escolares inician el llamado curso COVID-19, también lo harán a partir de mañana más de 65.000 universitarios que acuden a diario a los distintos campus de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

A diferencia del ámbito escolar, en la universidad no existen grupos burbuja y los estudiantes proceden de distintos puntos de Euskadi, el Estado e incluso del extranjero, aunque este año el programa Erasmus sufrirá un bajón considerable por el cierre de fronteras. Esta gran movilidad hace que la responsabilidad personal en la adopción de las medidas de seguridad vaya a ser la clave para evitar que se produzcan contagios y rebrotes. "Es mucha gente y muchos metros cuadrados para mantener seguros", reconoce Lorea Bilbao, gerente a la UPV/EHU, que esta semana ha presentado a decanos y directores de los centros la actualización de Orientaciones para la planificación de la enseñanza y el aprendizaje, el protocolo que aprobó el Consejo de Gobierno el 9 de julio, tras obtener el visto bueno de la Dirección de Salud Pública.

"Este va a ser un curso histórico, nunca nos habíamos enfrentado a una situación como esta. Arrancaremos el lunes (por mañana) con ganas, y veremos a ver si todo lo que hemos previsto funciona bien o si hay que hacer adaptaciones. Desde luego, concebimos todos los protocolos como dinámicos con medidas que se van a tener que ir modificando en función del día a día y las modificaciones de las normativas que puedan derivarse de la evolución de la pandemia", asegura Bilbao. Durante las primeras semanas, el servicio de seguridad de la UPV/EHU intensificará su presencia en los campus y facultades para recordar a la gente que respete las tres medidas de seguridad básicas: mascarilla obligatoria, mantener la distancia de 1,5 metros y limpieza de manos. Todos los centros disponen de dispensadores de gel hidroalcohólico en la entrada y algunas facultades los han instalado en los accesos a las aulas.

El viernes, la universidad envió un decálogo de comportamiento dentro de sus instalaciones con todas las normas y cómo actuar en caso de presentar síntomas compatibles con COVID-19. Además de las medidas que todo el mundo conoce ya, como tomarse la temperatura en casa o no acudir en caso de estar en cuarentena o a la espera de los resultados de una PCR, la UPV/EHU recomienda a los estudiantes que no se saluden "con besos ni abrazos" y que recuerden que "gritar, cantar o soplar aumenta el riesgo de expulsión de gotas con virus a distancia".

La universidad también estrechará la precaución entre el alumnado que viva en pisos compartidos y residencias universitarias.

En los alojamientos de estudiantes habrá actuaciones específicas ante la aparición de posibles casos. Se extremará la supervisión del cumplimiento y aplicación de medidas preventivas, y se intensificará la vigilancia epidemiológica con el fin de identificar los casos en etapas tempranas de la infección.

Los convivientes de los casos serán considerados como contactos estrechos. Y en el caso de los estudiantes que compartan piso deberán notificar la aparición de casos al responsable COVID-19 de su centro a través del sistema establecido, favoreciendo la búsqueda de sus contactos.

En estas circunstancias, en función de la información epidemiológica existente, se ampliará la búsqueda de casos a los centros universitarios en los que cursen sus estudios cada una de las personas convivientes.

cámaras La UPV ha preparado 400 aulas espejo, un mecanismo con cámaras que permite seguir e interactuar desde casa o desde otro aula con el profesor y los compañeros que asisten a la clase en directo. La reducción del aforo de las clases al 50% para garantizar que se guarda la distancia de metro y medio ha obligado a todas las facultades y centros adscritos a adaptar su docencia, haciendo grupos más pequeños y definiendo turnos de presencialidad en clases prácticas y laboratorios.

Además, en cada centro, sección y edificio tendrá una persona responsable COVID-19 que servirá de enlace entre las autoridades académicas y la Organización Sanitaria Integrada (OSI) de referencia.

Contagios

Protocolo

qué hacer con síntomas. En el caso de que un o una estudiante desarrolle síntomas compatibles con COVID-19, en el centro universitario se le solicitará que se traslade hasta la sala de aislamiento (que deberá estar bien ventilada y contar, como mínimo, con una papelera de pedal con bolsa donde depositar la mascarilla y los pañuelos desechables) y se le colocará una mascarilla quirúrgica. El acompañante también debe colocarse una mascarilla quirúrgica.

confirmado

Se considera caso confirmado a cualquier persona (sintomática o asintomática) con un diagnóstico de infección realizado por PCR (o cualquier otra técnica molecular) o por diagnóstico serológico de infección establecido por un facultativo autorizado. No podrán acceder al centro educativo o trabajo.

Cuarentena

Las autoridades sanitarias realizarán un seguimiento activo entre los contactos identificados como estrechos, quienes deberán permanecer en el domicilio guardando un periodo de cuarentena. Se incluirá la realización de pruebas PCR. Una vez estudiados los contactos y establecidas las medidas de cuarentena para aquellos considerados como estrechos, las clases continuarán de forma normal, extremando las medidas de precaución y realizando una vigilancia pasiva. Dada la disparidad tan significativa entre el número de estudiantes por asignatura –y los grupos que las conforman–, la tipología de las mismas -teóricas, prácticas, seminarios, laboratorios, etc., y las especificidades de algunas de ellas, cada centro podrá adaptar este planteamiento, y ser más restrictivo si así lo considera.

Educación garantizada

El o la estudiante que pasa a una situación de aislamiento recibirá la docencia correspondiente de forma no presencial, siempre atendiendo a la idiosincrasia y especificidades de cada asignatura. Y si está haciendo practicas se informará a la entidad formadora.