La OPE de 1.148 plazas de ESO y FP cancelada en junio se traslada a diciembre

Educación mantiene su criterio de realizar la oposición este año pese a que los sindicatos quieren que sea en “junio de 2021”

17.08.2020 | 23:59
Pruebas de la OPE de Infantil y Primaria celebrada el año pasado en Bilbao Exhibition Centre. Foto: Oskar González

donostia – El Departamento de Educación ya ha deshojado la margarita sobre la Oferta Pública de Empleo de 1.148 plazas en Educación Secundaria y Formación Profesional suspendida en junio a causa del COVID-19. Se hará en diciembre, siguiendo el compromiso adquirido por la consejera de Educación, Cristina Uriarte, quien avanzó ya en mayo que el propósito de su Gabinete era hacerla "a finales de año".

Aunque Educación aseguró ayer que la primera prueba de la fase de oposición se hará "el tercer fin de semana" de diciembre, la Orden publicada en el Boletín Oficial del País Vasco sobre los plazos y referencias temporales de la OPE establece que, siempre y cuando las circunstancias sanitarias lo permitan, la fase de oposición dará comienzo "a partir del mes de diciembre de 2020".

En total, 6.042 personas han tramitado su solicitud para optar a una de las 1.021 plazas de Educación Secundaria y 127 para técnico de Formación Profesional.

Con esta decisión, a la que se oponen todos los sindicatos de la enseñanza pública, el Gobierno Vasco "persigue celebrar un proceso de estabilización laboral que redunde directamente en la calidad del sistema educativo, así como en el proyecto vital de miles de profesionales". Asimismo, el Departamento de Educación subrayó en una nota que "confía" en que la situación sanitaria permita la celebración de la OPE en las fechas señaladas. No obstante, en caso de que las autoridades sanitarias recomendaran volver a suspender la oposición, Educación comunicaría "a la mayor brevedad posible" el cambio de fecha, "siendo consciente de los inconvenientes que dicha circunstancia provocaría entre las personas interesadas".

Con esta orden se despeja la incertidumbre que embargaba a las miles de personas que vieron truncada la posibilidad de presentarse a la OPE del 20 de junio tan solo cinco días antes de que concluyese el plazo de presentación de las solicitudes. El pasado 8 de abril, la viceconsejera de Administración y Servicios del Departamento de Educación, Olatz Garamendi, dio a conocer la decisión de suspender la prueba "ante la ampliación del estado de alarma" y la necesidad de garantizar "la seguridad sanitaria que se ha de mantener en un proceso de admisión de estas características". Dos días después, la propia viceconsejera adelantó en una entrevista en este periódico que harían "este mismo año" la OPE aunque antes de fijar la fecha lo hablarían con los sindicatos.

El 29 de abril, la viceconsejera Garamendi mantuvo una reunión por videoconferencia con los representantes del profesorado de la red pública –de la que se ausentó Steilas– para informarles de la intención del Departamento de celebrar la OPE a finales de año, a pesar de que trece autonomías habían decidido ya trasladar sus convocatorias al verano de 2021, entendiendo que la situación sanitaria sería menos incierta. Madrid, Catalunya y Galicia son las otras tres comunidades, que como Euskadi, han comunicado su intención de mantener las oposiciones este año. En aquella reunión los sindicatos pidieron al Gobierno Vasco que aplazase la OPE a junio de 2021 ante la incertidumbre generada por la crisis sanitaria. La orden publicada ayer en el BOPV cierra definitivamente esa vía.

Ayer, Ana Pérez, portavoz del sindicato mayoritario del sector (Steilas), calificó de "irresponsable" y "barbaridad" la decisión de hacer la OPE en diciembre, pese a que la central lleva semanas pidiendo públicamente la necesidad de contratar 6.000 trabajadores más para "proteger la salud y garantizar el derecho a la educación". Según declaró, su oposición no obedece a una "pelea de fechas" sino a que "no es comprensible, con la situación sanitaria que tenemos. Poner una OPE en mitad de un curso que prevemos mucho más complicado de lo normal, y a la que se presentarán mayoritariamente sustitutos que aún no saben ni siquiera su destino este año y que tienen por delante un gran reto". Según Pérez, el traslado de la OPE a junio tampoco obstaculizaría ninguna otra oferta porque 2021 era un año "libre de oposiciones en Infantil y Primaria". Por ello, dijo, "no entendemos la obcecación de Educación, cuando los cinco sindicatos les hemos pedido que la retrasen a junio de 2021".

Plazos

6.042 inscritos. Durante los plazos de inscripción (primero entre febrero y marzo, y posteriormente en los primeros días de junio) se han presentado 6.042 solicitudes para participar en esta OPE. Estas personas inscritas deberán presentar la programación didáctica entre el 30 de septiembre y el 9 de octubre.