La OMS alerta sobre el surgimiento de un “nacionalismo de vacunas”

Bruselas concluye conversaciones con J&J para comprar futuro tratamiento del COVID-19

14.08.2020 | 00:09

ginebra – El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, alertó ayer sobre el surgimiento de un "nacionalismo de vacunas" por la carrera de hallar un remedio contra el COVID-19, una enfermedad que afecta ya a más de 20,6 millones de personas en el planeta.

"El exceso de demanda está creando ya un nacionalismo de vacunas y hay riesgo de que suban los precios de ellas", subrayó Tedros, quien añadió que la OMS quiere evitar que haya especulación con estos productos mediante iniciativas como el Acelerador ACT, con el que se quiere generalizar el acceso a vacunas, tratamientos y diagnósticos en los países en desarrollo.

Tedros recordó que la OMS necesita 100.000 millones de dólares para financiar esta y otras herramientas que buscan universalizar las herramientas de respuesta contra el COVID-19, y que de ese dinero 31.300 millones los requiere "de forma urgente". "Vivimos en un mundo globalizado, los países dependen unos de otros, y si no eliminamos este virus en todas partes no podremos reconstruir ninguna economía", subrayó en rueda de prensa.

Tedros hizo estas declaraciones en la semana en la que Rusia anunció el registro de la primera vacuna mundial contra el COVID-19, denominada Sputnik V y ante la que la OMS ha reaccionado con cautela.

El epidemiólogo de la OMS Bruce Aylward señaló en la misma rueda de prensa de ayer que la vacuna rusa es una de las 26 que se encuentran en fase de ensayos clínicos según la lista de más de 170 candidatas de la organización.

No es sin embargo una de las nueve que el programa Acelerador ACT incluye en el grupo COVAX, aquellas que según la OMS están más avanzadas y cuya producción y distribución global promocionaría. "Por ahora estamos en conversaciones con Rusia para intentar entender el producto", concluyó Aylward.

Además, la Comisión Europea (CE) anunció ayer que ha concluido unas "conversaciones exploratorias" con la farmacéutica estadounidense Johnson&Johnson (J&J) para adquirir un mínimo de 200 millones de dosis de una potencial futura vacuna contra el COVID-19 y abrir la opción de comprar 200 millones adicionales.