Las malas conductas no cesan en plena ola de rebrotes en el Estado

La policía desaloja a 62 personas de una playa de Tenerife en una fiesta para propagar el COVID

10.08.2020 | 00:11
Un sanitario del Hospital Universitario de Canarias (HUC) de Tenerife, en un pasillo cercano a la UVI. Foto: Efe

MAdrid – Las comunidades siguen notificando nuevos casos positivos y también acciones para comprobar el grado de cumplimiento de las medidas frente al virus, que algunos pretenden eludir infringiendo las normas, lo que ha derivado en un aumento del número de sanciones en las últimas horas.

Es lo que ocurrió, por ejemplo, en Alicante, donde la Policía Local desalojó la madrugada de ayer a 66 personas de una discoteca por tener habilitada la pista de baile. Según el ayuntamiento, los agentes impusieron, además, durante el fin de semana un total de 139 sanciones a personas que no llevaban mascarilla, sobre todo jóvenes en las zonas de ocio, y sancionó a 40 establecimientos por incumplimientos.

Más alarmante es lo que ocurrió también la noche del sábado en Tenerife, donde las fuerzas de seguridad tuvieron que expulsar a 62 personas de la playa de Los Patos, en el norte de la isla, tras interceptar una quedada para difundir el COVID-19.

Para comprobar el grado de cumplimiento de las medidas establecidas para frenar el coronavirus, en Castilla y León arrancará hoy una "intensa campaña de vigilancia, control e inspección" en unos 12.000 centros de trabajo y establecimientos.

Precisamente Castilla y León cerró ayer la semana con tres municipios confinados –Iscar y Pedrajas en Valladolid y Aranda en Burgos–, 45 zonas básicas de salud en riesgo y más del triple de contagios.

En Villarta de los Montes, la localidad pacense que desde el sábado se encuentra en aislamiento social, todos los habitantes serán sometidos entre hoy y mañana a PCR para controlar la incidencia real de la infección en este municipio de poco más de 400 habitantes.

En Aragón, otra de las comunidades que más preocupan, la Dirección General de Salud Pública detectó ayer 630 nuevos casos de coronavirus, de los que el 41% eran asintomáticos, y 567 de ellos se corresponden con la provincia de Zaragoza, la mayoría en la capital.

Mientras, el consejero de Hacienda y Función Pública de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, declaró que no prevé, de momento, que vaya a producirse una situación de riesgo de colapso del sistema sanitario madrileño como la de marzo, por el ritmo de aparición de los casos y por la gravedad clínica de los afectados.

Cantabria detectó 56 nuevos casos de coronavirus, entre ellos un bebé de menos de un año, que fue ingresado en un centro hospitalario para controlar su evolución.

En Andalucía se notificaron seis nuevos brotes –dos en Granada y uno en Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla–, lo que eleva a 108 los que continúan activos en la región.