Los locales de ocio nocturno ya bajan la persiana a la 1.30 de la madrugada

Las restricciones de aforos, los nuevos horarios de cierre y la prohibición de beber en la calle después de mediacoche entran en vigor

29.07.2020 | 23:57
Varias personas consumen en una terraza de Donostia. Foto: Iker Azurmendi

donostia – El tijeretazo al ocio nocturno para frenar la escalada de contagios es ya una realidad en Euskadi. Las fiestas y las concentraciones de gente han provocado que todas las miradas se hayan volcado en este sector que, con las nuevas restricciones, queda muy tocado en pleno verano. La orden publicada este miércoles en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) establece, entre otras medidas, el cierre de los locales de ocio nocturno como máximo a la una y media de la madrugada. Pubs, restaurantes, txokos y, por supuesto discotecas, deberán cerrar antes de esa hora, aunque tendrán media hora más, hasta las dos, para poder desalojar. Tampoco podrán abrir antes de las seis de la mañana.

Según argumenta el Departamento, "el estudio de los focos que se han producido en Euskadi el último mes muestra que se producen con frecuencia agrupaciones de casos alrededor de zonas de ocio. Los propios trabajadores de la hostelería padecen la enfermedad con una frecuencia superior a la de otras ocupaciones", aseguran.

Por ello, en la nueva normativa, que limita aforos y tiempos de apertura, queda también prohibido consumir en el exterior de los establecimientos hosteleros a partir de la medianoche y para hacerlo será obligatorio estar sentado en una terraza. Los locales nocturnos tendrán un aforo máximo del 60% y las discotecas seguirán sin poder utilizar la pista de baile.

diez personas máximo En los locales con espacios diáfanos y con capacidad para más de 100 personas, el aforo máximo no podrá ser mayor del 80% y los asistentes no podrán superar las agrupaciones en mesa de más de diez personas. Esta medida afecta a recintos que, por ejemplo, acojan bodas, bautizos, comuniones, así como a cerveceras o sidrerías.

Como norma general, en todos los locales se seguirá permitiendo consumir en la barra, pero se recuerda que es necesaria la mascarilla salvo cuando se esté bebiendo o comiendo. En cualquier caso la distancia entre las dos personas más cercanas de dos mesas diferentes debe de ser de, al menos, metro y medio. El pasado lunes, la consejera de Salud, Nekane Murga, reclamó a la población vasca un "compromiso individual y colectivo para ayudar a los hosteleros a cumplir las medidas, que para ellos van a suponer un gran esfuerzo".

Otros de los campos que también están en el punto de mira son las lonjas y locales juveniles donde queda prohibida cualquier actividad. Asimismo se establece que no pueden celebrarse romerías, exhibiciones de música, bailes en espacios abiertos o eventos populares sin una localidad asignada.

La nueva normativa también recoge limitaciones para velatorios y entierros. En el caso de los primeros se establecerá un límite máximo de 60 personas, sean o no convivientes, y se limitará el aforo al 60% en espacios cerrados. En ningún caso podrá asistir un número mayor. En el caso de los entierros, la limitación también será de 60 personas. Por su parte, la asistencia a los lugares de culto no podrá superar el 75% del aforo.

En el ámbito laboral, se recuerda que no es necesario usar mascarilla cuando el empleado esté sentado en su puesto de trabajo, guardando la distancia de seguridad con su compañero, pero debe ponérsela si se desplaza de su sitio y habrá que colocársela siempre que "los trabajadores compartan espacios comunes, circulen por los pasillos o asistan a reuniones".