Orio y Getaria, primeras playas en impedir tumbarse a tomar el sol

Ambos consistorios movilizaron ayer a policía local y Ertzaintza para que, tal y como ha recomendado el Gobierno Vasco, la gente haga un uso "dinámico" de los arenales: paseo, baño y deporte

31.05.2020 | 01:13
Imagen general de la playa de Orio, sin problemas de aglomeración.

donostia Tras la recomendación el viernes por parte del Gobierno Vasco de hacer un uso "dinámico" de las playas –es decir, no tomar el sol sobre una toalla o hamaca sino aprovechar los arenales para pasear, bañarse o realizar deportes acuáticos–, los ayuntamientos de Orio y Getaria fueron los primeros, y por ahora únicos, de Gipuzkoa en destinar agentes de la policía local y de la Ertzaintza para instar a la población a cumplir con esas recomendaciones.

Al no tratarse de una obligación o prohibición expresa, no multaron a los usuarios de las playas, sino que les explicaron qué se podía y qué no se podía hacer. Los agentes controlaron los accesos y bajaron también a la playa para evitar que los usuarios hicieran un uso estático de las mismas. "La gente en general ha respondido bien. Les hemos explicado que no se podía tomar el sol ni estar en estático, sino bañarse, hacer deporte y moverse. No vamos a cerrar la playa, pero hemos acotado el acceso y la salida", comentaban ayer a este periódico fuentes municipales de Orio.

los usuarios, en desacuerdO

Los vecinos que acudieron ayer a la playa de Antilla no se mostraban, en general, muy de acuerdo con las medidas propuestas desde el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento y pensaban que provocó el efecto contrario al deseado, es decir, se creó una mayor aglomeración de gente en la orilla. "En Orio es una medida ridícula, aquí estando cada uno en su toalla se mantenía perfectamente la distancia, pero la policía ha bajado a eso de las 11.30 horas y nos ha dicho que teníamos que pasear o bañarnos, así que la cercanía entre la gente ha aumentado", señalaban Delia y Amaia, que habían acudido a la playa con sus hijos.

"Nos hemos enterado al llegar. ¿Para qué son las fases?", lamentaban Maider y Andrés. "Estábamos todos paseando y no podíamos mantener la distancia, era peor que estar en la hamaca. Han bajado policías y ertzainas y han dicho que estaba prohibido tomar el sol. Desde luego, si es por seguridad, no es una buena idea. La solución podría ser poner aforo, pero no esto. Si estamos todos en la orilla, no se aprovecha toda la anchura de esta playa".

Ana y José aprovecharon la mañana para hacer una excursión andando desde Donostia a Orio y acudir a la playa. "Hay que tener cuidado y tomar medidas, nos parece bien", decían. "En Donostia sí se puede tomar el sol y aquí no, pero bueno, no sé si la gente cumple". Isabel y Eduardo, que fueron a pasar la mañana con su nieto Erik, no sabían que no se podía tomar el sol. "Hemos venido y nos han dicho que había que moverse, que no se podía tomar el sol. Está claro que hay que adoptar alguna medida, pero lo de no tomar el sol no sé si es la adecuada, porque puedes mantener la distancia sin problema. Igual es mejor limitar la estancia a dos horas".

día veraniego y mucha gente 

Hondarribia fue la otra localidad guipuzcoana que tuvo que tomar alguna medida, en su caso el cierre del Puerto Refugio "al no respetarse las distancias de seguridad y como medida de prevención", tal y como indicaba el propio Ayuntamiento en un mensaje en redes sociales, destacando también que en las playas "no" estaba habiendo ningún problema "de momento".

El resto de municipios costeros no controlaron con agentes los aforos ni los accesos a las playas y, al tratarse de un día festivo y de una jornada de ambiente veraniego –con buen tiempo y mucho calor–, mucha gente acudió a las playas, lo que hizo difícil en algunos casos mantener el distanciamiento social que recomiendan desde las instituciones. En Deba se estuvo continuamente recordando por megáfono las medidas de seguridad a cumplir. En cualquier caso, la sensación no fue de tanta aglomeración como en las jornadas del jueves y el viernes. A ello ayudó en Donostia que durante toda la tarde la marea fuera baja, dejando así más espacio a la gente en La Concha. Situación que será la contraria hoy por la mañana, ya que la pleamar es a las 12.30 horas, lo que provoca que no se pueda acceder a la playa de 10.30 a 14.30 horas.

La posibilidad de aglomeraciones en las playas se ha convertido en el último problema de las instituciones en plena pandemia del coronavirus. La infección por contacto con el agua se considera poco probable, por ello el Departamento de Salud insiste en que mantener el distanciamiento es la mejor medida para evitar posibles contagios junto con el uso de la mascarilla si los dos metros de distancia no son posibles. Mañana lunes se reunirá de nuevo la Mesa Territorial de Playas –representantes de los ayuntamientos costeros del territorio junto con el Diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio– para hacer balance de la situación creada estos últimos días y para seguir perfilando las medidas a tomar a partir del 1 de julio, cuando oficialmente comenzará la temporada de playas en Gipuzkoa.

Se acaba el buen tiempo. El buen tiempo acabará esta tarde, según las previsiones de Euskalmet, que anuncia precipitaciones intensas en toda Euskadi para esta tarde-noche, por lo que ha activado el aviso amarillo. Se esperan "chubascos moderados y tormentosos, que podrían ser localmente fuertes e ir acompañados de granizo. En áreas de tormenta las rachas de viento pueden ser fuertes o muy fuertes". El mal tiempo seguirá durante la próxima semana, ya que hay probabilidades de lluvia a partir de mañana y durante los siguientes días, aunque las temperaturas seguirán siendo agradables. Después de varias jornadas con una climatología más propia del verano que de finales de mayo, por tanto, el regreso de las lluvias puede acabar de forma provisional con el problema que se había creado en las playas, ya que evitará que se repitan las aglomeraciones de estos pasados días en los arenales. Por tanto, esta mañana será el último momento de preocupación por la presencia de mucha gente en las playas, ya que a partir de esta tarde el mal tiempo será, en este sentido, un aliado.