La Atención Primaria será clave en el control de posibles rebrotes de COVID-19

Euskadi incorporará un software de la OMS para el estudio rápido de nuevos casos y el seguimiento de sus contactos

02.05.2020 | 00:57
Un grupo de arrantzales se sometieron ayer a las pruebas de diagnóstico del COVID-19 en Santurtzi. Foto: Borja Guerrero

donostia – Cuando este primera oleada de la pandemia pase, será primordial controlar y detectar rápidamente los casos sintomáticos que se produzcan para, sin perder tiempo, buscar a los contactos de riesgo de esas personas, tengan o no tos, fiebre, dificultades en la respiración,€ para someterles a un test. El objetivo es ganar tiempo, adelantarse y prevenir los impactos devastadores del COVID-19 en la salud y, en la medida de lo posible, reducir también los daños catastróficos sobre la actividad económica. Y eso solo puede hacerse con una base compacta, consolidada y comprometida; en este caso, una Atención Primaria que vuelve a repartir juego situándose en el centro de las políticas de salud pública como eje vertebrador del sistema sanitario.

En realidad, ese ha sido su papel desde que el virus empezó a dejarse sentir en la geografía vasca. Lo dijo hace días la consejera Nekane Murga: más de 46.000 consultas diarias atendidas en los centros de salud, en los ambulatorios. En los peores momentos, los profesionales de Atención Primaria atendían de manera presencial en una jornada alrededor de 1.500 consultas de posibles pacientes COVID y casi 2.000 llamadas telefónicas€

Cierto es que por seguridad algunas consultas se han pospuesto, pero la Atención Primaria no ha parado en ningún momento y sigue atendiendo a pacientes con otras patologías.

Y a partir de la semana que entra, sobre ellos recaerá buena parte del peso de esta nueva etapa de desescalada después de que el Departamento de Salud haya decidido empezar a utilizar un programa (Go.Data) desarrollado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el estudio y el seguimiento rápido de nuevos casos de COVID-19 y sus, contactos con el fin de garantizar un aislamiento adecuado. La identificación precoz y el seguimiento son esenciales para mantener a raya al virus, sobre todo a partir de ahora que se relajan un poquito las normas de confinamiento.

La primera fase de este plan de refuerzo arrancará en Araba, territorio especialmente baqueteado por este patógeno. El Departamento de Salud instalará el software de uso libre Go.Data en los ordenadores del personal de Salud Pública, así como en los de Atención Primaria, para el estudio rápido de casos y contactos que permita adoptar medidas de reclusión adecuadas al caso y hacerlo con rapidez.

Así lo indicó ayer Ignacio Garicano, epidemiólogo del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, quien apeló a la responsabilidad y a la colaboración ciudadana para que este sistema de detección temprana funcione correctamente. Es decir, si una persona tiene síntomas como tos, fiebre, dolor de garganta, dificultad al respirar o pérdida de olfato, debe quedarse en casa en aislamiento y llamar a su centro de salud.

La clave para evitar rebrotes será la realización de test PCR a las personas con síntomas para la detección temprana de casos y una rápida intervención de Salud Pública y Atención Primaria. Este software facilitará todos esos pasos y el seguimiento de la cadena de contactos. Todo con tal de que no vuelvan a repetirse los primeros compases de esta crisis sanitaria, social y económica que ya se ha cobrado 1.312 vidas en el conjunto de la CAV.

Go.Data

Al minuto. "Esta aplicación permitirá dar información a tiempo real a todo el personal que está trabajando en esta materia, lo que supone un paso más en el trabajo en red", ilustraban desde el Gobierno vVasco.

El apunte

27 abril

Ese día, el pasado lunes, los centros de referencia COVID-19 de Atención Primaria de la CAV realizaron el seguimiento de 879 personas de manera presencial acudiendo a 128 domicilios. En el conjunto de los centros de atención primaria, se realizó cerca de un millar de consultas telefónicas, todas ellas relacionadas con COVID-19.