alerta mundial por el coronavirus

Leer el periódico para aliviar el aislamiento

10.04.2020 | 00:31
El celador Juan Mari Segura, con varios ejemplares de periódico.

Los pacientes de COVID-19 aislados en el Hospital Universitario Donostia reciben gratuitamente cada día un ejemplar de NOTICIAS DE GIPUZKOA, también los que se encuentran en el hospital-hotel María Cristina.

Las pequeñas cosas adquieren un valor extraordinario cuando la vida se pone patas arriba. Sin visitas y con pocas opciones de alterar la rutina, los pacientes de COVID-19 aislados reciben cada día, entre las 8.00 y las 8.30 horas, junto con el desayuno, un ejemplar de NOTICIAS DE GIPUZKOA. Se trata de una iniciativa de este periódico que pretende aliviar en lo posible la estancia en el hospital de los enfermos de coronavirus.

En el Hospital Universitario Donostia, según los datos proporcionados ayer por Osakidetza, hay 111 personas ingresadas por dar positivo en COVID-19, y 45 más se encuentran en la UCI. Juan Mari Segura lleva 32 años trabajando como celador en el hospital y desde el pasado 24 de marzo es el encargado de llevar los periódicos a la supervisora de planta para que se les repartan a los pacientes junto con el desayuno. Segura ve con buenos ojos esta iniciativa porque "para los pacientes es una manera de poder entretenerse". Sobre cómo está viviendo esta crisis sanitaria, asegura que su prioridad estos días es "colaborar en todo lo que se pueda y hacer mi trabajo, que es lo que me gusta".

Por otra parte, para aligerar la carga que soporta el hospital estos días, desde el lunes el hotel María Cristina funciona a modo de hotel-hospital, alojando a pacientes positivos en COVID-19 que presentan síntomas leves pero que por sus circunstancias (convivencia con personas mayores, pareja embarazada, miembros en la familia con enfermedades de riesgo) han optado por pasar la cuarentena en el hotel. Estas personas también reciben nuestro periódico a diario. Asimismo, según fuentes de Osakidetza, los pacientes que se alojan en el hotel también pueden hacer uso de sus móviles y ordenadores.

control telefónico En cuanto a rutinas, además de las comidas (desayuno, comida, merienda y cena), estos pacientes se controlan a sí mismos, a diario, la temperatura, la tensión y las constantes vitales. "Se les entregan los soportes y lo hacen ellos mismos. Después, el médico y la enfermera valoran los resultados y si todo va bien se les hace el seguimiento por teléfono", informan desde Osakidetza.

Con cuatro plantas y 29 habitaciones en cada una, el hotel dispone de 116 plazas, de las cuales de momento están ocupadas 18 (datos del miércoles). Impresionan sus lujosos pasillos ocupados por personal sanitario que camina sobre una moqueta cubierta para facilitar su limpieza. El equipo médico trasladado allí está compuesto por tres médicos de atención primaria, enfermeras, celadores y responsables de admisión. El hotel, por su parte, se ocupa del mantenimiento, limpieza, lavandería y restauración.

"Colaborar en todo lo que se pueda y hacer mi trabajo, ese es mi objetivo estos días"

juan mari segura

Celador