900 20 30 50 asistencia sanitaria

Las ikastolas garantizan las condiciones laborales de su personal

Ikastolen Elkartea pide que no se abran ERTEs a no ser que se presente “una causa de fuerza mayor”

18.03.2020 | 00:59

donostia – La asociación de ikastolas Ikastolen Elkartea afirmó ayer que su "prioridad" es "la salud" y "garantizar las condiciones laborales de todo el personal que presta sus servicios" en estos centros "al menos hasta final de curso" ante la emergencia sanitaria por el COVID-19.

En un comunicado, Ikastolen Elkartea, "ante el previsible alargamiento de la situación de excepcionalidad" por el coronavirus más allá de los quince días previstos en la situación de alarma decretada por el Gobierno, señaló que ha impulsado la recomendación de que los empleados de las ikastolas "trabajen desde casa siempre que sea posible".

Además, aseguró que "otra prioridad es garantizar el servicio educativo", para lo cual ha puesto a disposición de las ikastolas "todos los recursos" a su alcance, "sin coste alguno".

"Tal y como hemos realizado con el personal de administración, hemos impulsado que el profesorado de las ikastolas trabaje desde casa en la medida de lo posible", afirmó la asociación.

Según indicó, los educadores del ciclo 0-3 y el resto del personal de los servicios (limpieza, comedor, transporte y extraescolares) son los que en las actuales circunstancias "tienen los mayores problemas para poder seguir prestando los servicios que ofrecen".

Al respecto, aseguró que su "prioridad" es "garantizar las condiciones laborales de todo nuestro personal que presta sus servicios en nuestras ikastolas, al menos hasta final de curso". Por ello, la asociación recomienda que "se mantengan los contratos de todos los trabajadores y que no se rescindan sus contratos".

"Esto significa que hemos solicitado a las ikastolas que no abran Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) por causa de fuerza mayor, a no ser que esta vía se utilice como instrumento para garantizar las condiciones laborales de la citada plantilla", añadió.

Además, señaló que "en la medida en que, previsiblemente, no puedan prestar sus servicios en esta situación excepcional, las ikastolas tampoco podrán cobrar cuotas por esos servicios".

A juicio de Ikastolen Elkartea, "desde la filosofía y los valores de las ikastolas", estos centros deberían "mostrar el compromiso y la solidaridad hacia estos trabajadores" y tratar de "compensar entre todos las pérdidas que la falta de servicios pueda generar".

pago de cuotas Según Ikastolen Elkartea, una forma de pagar estas compensaciones puede ser la siguiente: "Por parte de las familias, pagando una parte de la cuota de los servicios que no recibirán, y asumiendo a su vez cada ikastola la otra parte de los costes, por ejemplo", propuso la federación de ikastolas.

Además, señaló que "si esta última decisión supusiera para alguna ikastola una situación económica grave", se plantea apoyarla "a través de Elkartasun Kutxa mediante un proceso extraordinario de ayudas".