¿Con un pan bajo el brazo? No, con 366

Muchos dudaban ya de que los niños trajeran su famoso pan pero los panaderos guipuzcoanos han dado con su paradero.

03.01.2020 | 06:24
Iban Madina y Esti López posan con su bebé Adei. Junto a ellos el panadero Mikel Garmendia.

En los tiempos que corren, nacer con un pan bajo el brazo es, literalmente, más que una suerte. Y a falta de cheques bebé, los dos primeros recién nacidos de 2020 en Gipuzkoa ya están metidos en harina. Porque aunque muchos creían que los niños hoy nacían ya directamente con un teléfono inteligente a cuestas, Adei y Lucas hacen honor al refranero popular y no llegan con un pan, sino con muchos. Por lo menos con 366 barras porque la asociación guipuzcoana de panadería ha obsequiado a las dos familias con un gran kit de hogazas gratis para todo este año.

Adei, que se adelantó un día, y es el segundo hijo de la pareja formada por los arrasatearras Esti López e Iban Madina, llegó al mundo a la 1.48 horas del día 1 en el Hospital del Alto Deba. A su ama Esti hasta le dio tiempo a tomarse dos uvas. No más. "Sobre las ocho y media del martes ya empecé con contracciones y hacia las nueve y media vinimos al hospital pero no estaba lo suficientemente dilatada", explicó. Así que regresaron a casa y apenas empezó con las uvas los dolores fueron a más. Cumplida con la tradición de las campanadas, eso sí, a medias, acudieron de nuevo al centro sanitario y, como entonces ya estaba dilatada de cinco centímetros, todo fue muy rápido. "Quería que me pusieran epidural y casi no me dio tiempo", relató. Mientras tanto la hermana de Adei, Ioar, de dos años y medio, esperaba en casa de los aitonas la buena nueva.

Como todo ha ido estupendamente, ayer jueves no dudaron en posar en la habitación del Hospital del Alto Deba con una enorme sonrisa de satisfacción. Y es que Esti se encontraba "estupendamente" apenas un día después de alumbrar un precioso bebé de 2,820 kilos. El padre, Iban Madina, estaba también feliz y agradecido por el doble premio, su maravillosa criatura y el regalo que trae. De hecho, fueron las propias enfermeras las que les informaron de que Adei era el primer bebé del año y que les iban a regalar el pan.

Mikel Garmendia, presidente de Agipan, fue ayer el encargado, en representación de la asociación guipuzcoana, de hacer llegar el premio a la familia, señalando que "para nuestra asociación es un orgullo que este premio ya sea esperado y conocido en los propios hospitales". Y es que esta iniciativa está promovida por los 140 establecimientos que componen esta asociación, y pretende reivindicar el aporte nutritivo del pan que es fundamental para una alimentación saludable. Además, busca resaltar el valor de las panaderías tradicionales, de la producción local y del pan de calidad frente a la competencia, cada vez mayor, de la producción masiva de los grandes fabricantes.

Adei comparte premio con su coetáneo Lucas. Este segundo nacimiento se hizo esperar un poco más porque Lucas Rodríguez Serrano no llegó hasta casi las nueve de la mañana al Hospital Universitario de Donostia. Sus padres, Mari Mar y Justo, han aceptado encantados el pan gratis y han transmitido su agradecimiento a los panaderos guipuzcoanos. Esperaban un parto natural, pero finalmente a Mari Mar le practicaron una cesárea que fue "muy rápida y sin ninguna complicación", explicó Justo, el feliz padre.

Pero Adei y Lucas, al igual que Oier o Naia en Bizkaia, o Aiur en Araba, son solo algunos de los integrantes de la larga lista de recién nacidos en 2020 porque durante el día de Año Nuevo nacieron en todo el mundo más de 390.000 bebés. Más de la mitad de ellos en ocho países de África y Asia. Y esos sí que no traen pan.