El lehendakari defiende ser flexibles en las fórmulas para la soberanía

Recuerda a EH Bildu que iba a hacer caer el régimen de 1978 y ahora pacta con el PSOE. Iriarte le había recriminado como un "paso atrás" que la Directiva de Claridad no aparezca en su documento a Europa y desliza que es un veto del PSE

03.06.2022 | 18:58
El lehendakari, Iñigo Urkullu

El lehendakari apuesta por ser flexible y creativo para abrir puertas, con nuevas fórmulas, si las reivindicaciones relacionadas con la soberanía se topan con un muro. Y se reafirma en hacerlo de manera pactada. Iñigo Urkullu ha respondido este viernes a una pregunta de EH Bildu en el Parlamento Vasco sobre la desaparición de la propuesta de Directiva de Claridad en su documento para la Conferencia sobre el Futuro de Europa, propuesta de claridad que supondría emular las consultas pactadas de Quebec pero que los estados europeos ya han tumbado. Maddalen Iriarte lo interpretó como un "paso atrás" y deslizó que es consecuencia de la presión de sus socios del PSE en el Gobierno vasco.

Urkullu defendió que se trata de "abrir puertas al acuerdo" y avisó de que "no llega más lejos quien grita más". Propuso "firmeza en los principios, claridad en los objetivos, y flexibilidad" en los mecanismos. Y contraatacó a EH Bildu poniendo sobre la mesa sus contradicciones, recordando que tenía la pretensión de hacer caer el régimen de 1978. Preguntó si cree que va a conseguirlo yendo a Madrid "a pactar con el PSOE".

¿CESIÓN AL PSE? EL DOCUMENTO ES DE URKULLU

El desmarque público con el que Eneko Andueza ha tratado de escenificar que limita el terreno al lehendakari en materia soberanista, y que es el PSE quien modera al PNV en los gobiernos, ha provocado una extraña polémica en torno a la decisión de Iñigo Urkullu de dejar fuera de su documento de propuestas para Europa la Directiva de Claridad. Este asunto parecía zanjado desde el momento en que el PNV ya hizo público y denunció, como publicó este periódico, que los estados han presionado y han dejado esta fórmula fuera de las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de la Unión Europea.

El lehendakari decidió plantear otra fórmula en su documento, que pasa por idear mecanismos que garanticen a nivel europeo el respeto a los acuerdos entre las comunidades políticas y los estados para "el ejercicio de su voluntad de decidir sobre su estatus de soberanía". Después de que la denuncia del PNV apenas tuviera reflejo en algunos medios, se ha recuperado el debate para plantear el documento de Urkullu como una cesión al PSE. Pero lo cierto es que el contenido del documento es solo del lehendakari y no del Gobierno vasco. Lo que aparece o no allí es cosa de Urkullu.



EH BILDU Y LA CAPACIDAD DE VETO

Iriarte aseguró que para el lehendakari "España tiene capacidad de veto sobre cualquier acuerdo y defiende que así sea", y aseguró que en Córcega un grupo parlamentario le preguntó por qué mira a Madrid si tiene una mayoría soberanista. "Los socios de su gobierno cada vez piden más renuncias", dijo, para añadir que "tenemos que compartir un suelo sin excluir a nadie, pero sin renuncias ni aceptar vetos de nadie".

Urkullu dijo que la Directiva de Claridad es posible, "pero no es el único mecanismo". "En 2014 hubo otro ejemplo en Escocia. La cuestión no es cerrar puertas y limitarse a una opción. Hay que abrir puertas al acuerdo. La segunda que he presentado no cierra puertas", dijo. Defendió que la ciudadanía participe en las decisiones, y recordó que "formamos parte de la Unión Europea". "No llega más lejos quien grita más", sentenció.

PATXI LÓPEZ

En un encuentro para evaluar lo que está dando de sí la legislatura estatal, el diputado del PSE y miembro de la Comisión Ejecutiva del PSOE Patxi López, por su parte, aseguró que le parece "bien" acabar la polémica con el lehendakari, donde vio "sobreactuación" en la parte jeltzale. Aseguró que ya saben el peso que tienen en la coalición y deben cumplir los acuerdos, pero no significa "estar callados y sumisos". Negó que Andueza sea un "verso libre", y admitió que el pacto del PNV con Sánchez habla de sentimientos, pero no de "soberanía ni nuevo estatus", sino de nuevo Estatuto.
noticias de noticiasdegipuzkoa