Bárcenas extiende la 'caja B' a todos los ministros de Fomento del PP

Declara que Álvarez Cascos abroncó a Lapuerta por no acudir a él para tratar una adjudicación

17.07.2021 | 00:49
El exministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos. Foto: Efe

Madrid – Luis Bárcenas declaró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que todos los ministros de Fomento y Medio Ambiente de los gobiernos del PP, entre los que mencionó a Francisco Álvarez Cascos, trataban con donantes de la caja B sobre adjudicaciones públicas. El extesorero del PP, que acudió por su propio pie a los juzgados porque se halla disfrutando de un permiso que le mantiene fuera de la madrileña cárcel de Soto del Real, compareció esta vez ante el magistrado que investiga si las inyecciones de dinero que se hacían a la caja paralela tenían como objetivo lograr adjudicaciones concretas, y ratificó lo que ya expuso en un escrito enviado a Fiscalía Anticorrupción el pasado febrero, e incluso fue un paso más allá al asegurar que todos los ministros de Fomento y Medio Ambiente de los gobiernos del PP trataban con empresarios donantes sobre dichas licitaciones.

En concreto, Bárcenas recordó un episodio que le habría transmitido en su día su antecesor en la Tesorería del PP, el fallecido Álvaro Lapuerta. De acuerdo con Bárcenas, Lapuerta acudió al director general de Carreteras del Estado y el entonces ministro, Francisco Álvarez Cascos, le abroncó indicándole que debía dirigirse siempre a él para esos asuntos. Ese supuesto desencuentro entre Álvarez Cascos y Lapuerta habría sido el punto de inflexión. De acuerdo con Bárcenas, a partir de ese momento todas las gestiones relativas a esa cartera pasaron directamente por el que fuera titular de Fomento entre 2000 y 2004.

El extesorero del PP manifestó que los pagos a la contabilidad oficiosa tendrían en realidad como principal objetivo tener acceso a los responsables de las administraciones licitadoras. Bárcenas describió una dinámica que tendría como primer eslabón a los donantes y a los tesoreros, que se encargarían de recabar el dinero y las pretensiones. En ese sentido, se refirió a este entramado como una suerte de lobby donde tanto él como Lapuerta harían de relaciones públicas. En el siguiente escalón, la maquinaría funcionaría con los ministros de Fomento y Medio Ambiente y con sus secretarios de Estado.

Además, Bárcenas diferenció dos estructuras: una nacional, de la que formarían parte los ministros y las empresas que contactaban con Génova con miras a obtener adjudicaciones estatales, y otra autonómica donde estarían implicados los presidentes de las distintas comunidades. A este respecto, explicó que en el PP habría surgido una disputa intestina entre el partido de Madrid y el nacional por las obras de una carretera ubicada en la zona norte de la región. Lapuerta habría estado muy encima del tema, hablando con Cospedal y otros dirigentes de la formación.

Bárcenas no supo precisar quién habría pagado para qué adjudicación. El extesorero justificó que esos datos estaban en la documentación que le habría robado la operación Kitchen. Esta vez culpó al comisario Andrés Gómez Gordo, antiguo jefe de seguridad de Cospedal, de la desaparición de las supuestas pruebas sobre la caja b a causa del espionaje que se habría montado en 2013 en Interior. Recordó que el expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir tenía gran relación con Lapuerta, a quien directamente entregaría el dinero donado. De ACS dijo que nunca fue donante; y sobre el dueño de la constructora Hispánica, Alfonso García Pozuelo, dijo que era un pagador importante con interés por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF).

noticias de noticiasdegipuzkoa