Bilbao reivindica en la UE la “riqueza” de las minorías nacionales

Apuesta por proteger las naciones sin Estado con una “legislación vinculante” en todo el territorio europeo

16.10.2020 | 01:27

donostia – La eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao Barandika, reivindicó ayer "la riqueza cultural y económica y la innovación que aportan las minorías nacionales" a Europa y apostó por "protegerla con una legislación vinculante" en toda la UE.

La dirigente jeltzale apoyó en Bruselas la Iniciativa Ciudadana Europea Minority Safe Pack, que consiguió que 1.200.000 firmas recogidas entre los 27 estados de la Unión respaldasen esta propuesta. El PNV la respalda desde que se presentó en el Intergrupo de Minorías del Eurocámara. En este sentido, Bilbao agradeció "la implicación de las organizaciones, que en Euskadi, Nafarroa e Iparralde consiguieron que la comunidad del euskera aportase cerca de 50.000 apoyos".

Para poder presentar una propuesta de este tipo ante la Comisión Europea es necesario recoger al menos un millón de firmas en los 27 estados miembros. Para que sean válidas, se debe alcanzar, además, un cupo de firmas determinado en al menos siete de los 21 estados. Esta cifra se calcula en función de la población de cada estado.

En su intervención, Izaskun Bilbao Barandika aseguró que Europa "necesita una legislación vinculante que proteja de la discriminación a los miembros de comunidades nacionales europeas, generalmente sin estado, con lengua propia y una identidad política clara, expresada en mapas electorales que las distinguen".

La eurodiputada del PNV destacó que resolver estos problemas "es el objetivo de esta iniciativa ciudadana, avalada por más de un millón de firmas que se apoyan en la carta Europea de Derechos Fundamentales, que aportan diversidad, que reivindican el desarrollo, la riqueza y la innovación que genera la pluralidad, que denuncian el nacionalismo excluyente con el que operan algunas de las grandes comunidades nacionales con Estado".

A su juicio, "negar esa diversidad, temerla, no escucharla, reprimirla, cambiar leyes electorales para impedir que esté aquí representada, no acabará con ella", sino que, por el contrario, "empobrecerá, alimentará tensiones que se resuelven con más dialogo y democracia y con un marco legal como el que patrocina esta propuesta".