PP y Vox llevan a los tribunales el decreto para la normalización del uso del euskera

Los 'populares' tachan de inconstitucional la norma del Gobierno Vasco para los ayuntamientos y Abascal la tilda de "racista"

23.01.2020 | 06:24

donostia - La pugna entre las derechas por marcar la iniciativa en la agenda y en la conversación pública ha llegado de nuevo a Euskadi y ha tocado un nervio fundamental. Vox y el Partido Popular han coincidido en arremeter contra el decreto del Gobierno Vasco que regula el uso del euskera y el castellano en los ayuntamientos de la CAV. Las dos formaciones han presentado ante el Trbibunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) sendos recursos contra la norma aprobada por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu el pasado 19 de diciembre. Los populares la consideran "inconstitucional" y los de la formación que lidera Santiago Abascal la tildan de "racista".

La derecha es refractaria al mensaje de desjudicialización de la política proclamada por el nuevo Gobierno español para desenredar la situación política en general y la catalana en particular. El marcaje entre Vox y PP es continuo y se disputan llevar la iniciativa en los temas de actualidad, como en el caso del veto parental. En Euskadi le ha tocado ahora al decreto que normaliza el uso del euskera y las dos formaciones no han dudado en llevarlo a los tribunales.

En el caso de Vox el recurso fue interpuesto este martes tras la "incomparecencia del Estado ante las fuerzas secesionistas" en esta y otras materias, según explicó ayer la secretaria general del grupo Vox en una rueda de prensa en el Congreso, Macarena Olona, y el portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros.

El PP de la CAV, que se ha pronunciado en varias ocasiones contra este decreto y ha pedido su retirada al Ejecutivo de Iñigo Urkullu, ha dado una vuelta de tuerca y ayer anunció a través de las redes sociales que presentará su propio recurso ante el alto tribunal vasco. En realidad, fue el martes cuando la número dos de la formación, Amaya Fernández, dijo ante la prensa que iban a presentar el recurso.

En opinión de los populares, el decreto "pisotea el derecho a comunicarse en cualquiera de las dos lenguas oficiales" de la comunidad autónoma, cuando "la Administración tiene obligación de protegerlo". "El PNV actúa con desprecio a los vascos", añade el PP vasco en su cuenta de Twitter. En palabras de Fernández, se trata de un decreto que contraviene la Constitución "porque son los ciudadanos los que tienen el derecho de utilizar la lengua de su preferencia mientras que a los poderes públicos les corresponde garantizar ese derecho". Además considera que el PNV "instrumentaliza el euskera y lo pone al servicio de sus intereses partidistas como vehículo de discriminación".

Vox ve por su parte en este decreto un auténtico "atropello lingüístico" y una "segregación" de los vecinos, además de que supone dar "carta blanca" para eliminar el castellano de las comunicaciones con los ciudadanos. Aparte de pedir la anulación del citado decreto, la formación de extrema derecha plantea una cuestión de inconstitucionalidad frente a la Ley de Instituciones Locales de Euskadi "que le sirve de cobertura" (el decreto desarrolla la citada ley).

Olona reprochó que horas después de presentar este recurso el PP se haya "sumado", anunciando otro por su parte, y que fue este partido, siendo vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el que consagró la Ley de Instituciones Locales al zanjar el conflicto competencial tras un "pasteleo vil" con el Gobierno Vasco.

EH Bildu criticó los recursos del PP y Vox contra el decreto del uso del euskera en los ayuntamientos, ya que a su juicio lo que pretenden es "atacar a Euskal Herria". La parlamentaria de la coalición Rebeka Ubera subrayó en un comunicado que este decreto que regula el uso de las dos lenguas oficiales en los ayuntamientos "garantiza los derechos lingüísticos tanto de euskaldunes como de castellanoparlantes".

A su juicio, suponen "un ataque directo contra el euskera" y ponen en evidencia que "las derechas españolas saben bien dónde golpear a Euskal Herria, en el idioma, en la cultura" y, en definitiva, en la capacidad para el autogobierno.

Por su parte, el secretario general de la formación morada en Euskadi, Lander Martínez, advierte también, en un mensaje en sus redes sociales, que les tendrán "enfrente" y subraya que se equivocan quienes "quieren hacer del euskera un arma política basada en la mentira", en referencia a ambos partidos de la derecha española. "Los derechos lingüísticos de la ciudadanía vasca son derechos de todas", remata el líder de Podemos-Ahal Dugu.

Tras la tramitación de los recursos, el TSJPV dará un plazo de 20 días a los recurrentes para que puedan formalizar las demandas contra el Gobierno Vasco y este tendrá otros tantos para contestar.

el decreto

uso del euskera y castellano. El decreto permite que los ayuntamientos decidan cómo regular el uso del euskera y el castellano en sus relaciones internas y públicas en función de la realidad sociolingüística del municipio.

mayoría vascoparlante. Un Ayuntamiento donde la mayoría de la población sea vascoparlante podría enviar todas sus comunicaciones en euskera a los vecinos, aunque tendrá que tener la versión en castellano de ese acuerdo y deberá darle publicidad.

lengua de trabajo. El objetivo es impulsar el euskera en y desde los municipios, de forma que se pueda convertir en lengua de trabajo y de servicio al ciudadano, al igual que el castellano, también en el ámbito local.

Noticias relacionadas