Manuel Merino jura como presidente de Perú tras la destitución de Vizcarra

La batalla entre Ejecutivo y Legislativo provoca ya la caída de dos presidentes en menos de cinco meses

11.11.2020 | 01:04
El nuevo Jefe de Estado peruano, Manuel Merino. Foto: Efe

lima – El legislador del partido Acción Popular (AP) Manuel Merino juró ayer como presidente de Perú ante el pleno del Congreso y ratificó que respetará la fecha de los comicios generales del próximo 11 de abril de 2021.

En una ceremonia en el hemiciclo parlamentario, el primer vicepresidente del Congreso, Luis Valdez, le tomó juramento a Merino, que fue hasta el lunes el titular del Legislativo, y le colocó la banda que lo identifica como jefe de Estado.

El nuevo mandatario juró el cargo para el periodo 2016-2021, un título para el que fue elegido originalmente el expresidente Pedro Pablo Kuczynski. Kuczynski renunció a este después de ser denunciado por vínculos con la empresa brasileña Odebrecht, y le sucedió su vicepresidente Martín Vizcarra en 2018, quien fue destituido el lunes por el Congreso por "incapacidad moral permanente" a raíz de una denuncia de presunta corrupción cuando fue gobernador regional hace seis años.

presidente para ocho meses Con esto, Merino, de 59 años, asumirá la Presidencia hasta el 28 de julio de 2021, fecha en la que entregará el poder al candidato que resulte elegido en los comicios generales convocados para el 11 de abril de 2021.

En su discurso ante el Congreso, Merino aseguró que "se va a respetar el calendario electoral, nadie puede cambiar la fecha electoral", remarcó el nuevo Jefe del Estado, a raíz de los temores de que los partidos políticos pretendan extender su periodo.

El Congreso que presidía Merino fue elegido en enero de este año tras el cierre constitucional del anterior Parlamento que decretó Vizcarra en septiembre de 2019 y el periodo culminará el 28 de julio de 2021, cuando asuma el cargo el que sea elegido en abril próximo.

merino garantiza los comicios Asimismo, el nuevo gobernante aseguró que los órganos electorales van a tener la seguridad de que "su trabajo independiente está garantizado" de cara a los comicios de abril.

Por otro lado, Merino declaró que en cuanto a la gestión de la pandemia, mantendrá, en la medida de lo posible, "a los equipos que tienen la responsabilidad de afrontar el virus en primera línea de batalla" y que es "imprescindible corregir los errores" para "dejar de ser el país con el peor manejo de la pandemia"

Merino pidió ayer terminar con el enfrentamiento entre el Ejecutivo y Legislativo e hizo un llamamiento "a la calma y la tranquilidad". Asimismo, para calmar las protestas callejeras, insistió en que los votos de la destitución de Vizcarra "no fueron comprados y que se cumplió con el debido proceso".

mociones contra vizcarra El paso de los meses ha empujado a Vizcarra por una senda similar a la que ya había transitado Kuczynski. El 18 de septiembre, Vizcarra superó una primera moción de censura presentada por un presunto delito de tráfico de influencias, pero menos de dos meses han bastado para que el Congreso invalide su continuidad en el cargo "por incapacidad moral permanente".

Vizcarra ha caído víctima de una trama de presunta corrupción que siempre ha negado. Se le acusa de recibir 2,3 millones de soles (unos 543.000 euros) a cambio de contratos de obras públicas cuando ejercía como gobernador de Moquegua entre 2011 y 2014.

protestas por la destitución Los integrantes del partido Morado, la única bancada que se opuso en bloque a la destitución presidencial, no acudieron a la juramentación de Merino porque no quisieron participar en "una toma ilegítima del poder", según manifestó su presidente, Julio Guzmán.

En tanto, mientras Merino asumía el cargo en la sede del Parlamento, cientos de manifestantes protestaban en los alrededores en repudio a su juramentación y a la decisión del Congreso de destituir a Vizcarra, una escena que se repitió en otras ciudades peruanas.

Al concluir con su discurso, Merino se dirigió al Palacio de Gobierno, donde se dedicará en las próximas horas a elaborar el gabinete que lo acompañará durante su gestión.

las claves

Destitución de Vizcarra. Tras una moción de censura fallida el 18 de septiembre, el Congreso le ha inhabilitado por "incapacidad moral permanente", debido a sospechas de corrupción.

105 votos a favor. La moción de censura recibió los apoyos suficientes que dicta la Constitución: un mínimo de 87 sobre 130.