Acusan al policía de 'asesinato no intencionado' del afroamericano George Floyd

Siete heridos de bala en Kentucky durante las protestas contra la violencia policial

29.05.2020 | 16:54
Protesta contra la violencia policial en Columbus (Ohio)

El policía grabado por transeúntes en Mineápolis (Minesota, EE.UU.) con la rodilla en el cuello del afroamericano George Floyd, que falleció poco después de su detención y cuyo caso ha desencadenado una ola de protestas, fue detenido este viernes acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente.

El fiscal del condado de Hennepin (Minesota), Mike Freeman, reveló que había presentado los cargos poco después del anuncio de la detención de Chauvin y explicó que no lo había hecho hasta ahora porque no disponía de pruebas suficientes.

"Solo podemos presentar cargos por un caso cuando tenemos suficientes pruebas admisibles para probar un caso más allá de la duda razonable", subrayó el fiscal, quien no descartó la imputación de otros policías que podrían estar involucrados en la muerte de Floyd.

Chauvin es uno de los cuatro agentes que han sido despedidos del cuerpo de policía de Mineápolis por su supuesto papel en el fallecimiento del ciudadano afroamericano.

Según la legislación del estado de Minesota, el asesinato en tercer grado es aquel que causa la muerte de la persona de manera no intencionada a través de un acto eminentemente peligroso y puede acarrear una pena de cárcel de no más de 25 años.


Horas antes de ser acusado miles de personas participaron en la tercera noche consecutiva de protestas en Mineápolis (EE.UU.) por la muerte a manos de la Policía del afroamericano George Floyd, movilizaciones que derivaron en la quema de una estación de Policía, disturbios y saqueos.

Durante la jornada, las protestas se extendieron no solo por Mineápolis sino también en la vecina Saint Paul, conocidas como "Twin Cities".

Las protestas aumentaron después de que el fiscal del condado de Hennepin -con jurisdicción sobre Mineápolis-, Mike Freeman, compareciese este jueves para anunciar que no tiene intención, de momento, de imputar cargos ni de detener al agente responsable de la muerte de Floyd, Derek Chauvin.

"Hay otras pruebas que no respaldan un cargo penal. Necesitamos sopesar todas esas pruebas para llegar a una decisión coherente, y lo estamos haciendo lo mejor que podemos", dijo Freeman a los medios.

De poco sirvió para calmar los ánimos que el comandante de la Policía de Mineápolis, Medaria Arradondo, que ya había despedido a Chauvin y a otros tres agentes implicados, pidiese perdón a la familia de Floyd.

Por su parte, el gobernador de Minesota, el demócrata Tim Walz, activó la Guardia Nacional -un cuerpo reservista militar-, que desplegó a medio centenar de soldados por la ciudad. Es la primera vez en 34 años que Minesota activa a la Guardia Nacional por protestas.

Con la caída del día, los saqueos e incendios proliferaron por la ciudad mientras miles de manifestantes se agruparon alrededor de la estación de Policía del Tercer Precinto de Mineápolis, convertida en un símbolo de la protesta por la muerte de Floyd, de acuerdo a reportes del periódico local Star Tribune.

En un momento dado, los manifestantes lograron prender fuego a la estación policial, que ardió ante el festejo de muchos, que incluso lanzaron fuegos artificiales.

En un mensaje en Twitter, la Alcaldía de Mineápolis pidió a los manifestantes que se retirasen de la zona por si explotaba el edificio, en cuyo interior habría material explosivo.

La Guardia Nacional, por su parte, anunció en una serie de 'tuits' estar lista para actuar."Hemos activado a más de 500 soldados en Saint Paul, Mineápolis y las comunidades cercanas. Nuestra misión es proteger la vida, preservar la propiedad y el derecho a la manifestación pacífica", dijo el cuerpo.

Floyd, de 40 años, falleció el lunes por la noche después de ser detenido bajo sospecha de haber intentado usar un billete falso de 20 dólares en un supermercado. En vídeos grabados por transeúntes aparece Chauvin con la rodilla sobre su cuello durante minutos.

"Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor", se escucha a Floyd, mientras el hombre agoniza. El "no puedo respirar" de Floyd se ha convertido, precisamente, en el grito de la protesta que vuelve a poner en evidencia la violencia policial contra los afroamericanos en Estados Unidos.

DISPAROS CONTRA MANIFESTANTES


Al menos siete personas sufrieron heridas de bala en la noche del jueves durante protestas en la ciudad de Louisville, en el estado de Kentucky (EEUU), que exigían el enjuiciamiento de los agentes policiales supuestamente involucrados en la muerte de una mujer de raza negra en su apartamento, informaron este viernes medios locales.

Las protestas contra los abusos policiales en Louisville se produjeron al calor de la tercera noche de disturbios en Mineápolis y en la vecina Saint Paul (Minesota), donde George Floyd falleció el lunes pasado después de ser sometido violentamente por policías.

En Louisville, centenares de personas salieron a la calle reclamando el procesamiento de los agentes implicados en el suceso de marzo pasado, cuando Breonna Taylor, una técnica médica de 26 años de edad, recibió ocho balazos de tres policías que acudieron a su apartamento con una orden de allanamiento sin aviso.

El compañero de Taylor, Kenneth Walker, dijo que él disparó contra los agentes, que iban vestidos de civil, cuando irrumpieron en el apartamento porque no sabía que eran policías. Los agentes respondieron abriendo fuego y ocasionando la muerte de la mujer, que pereció en el pasillo de la vivienda.

Según el diario The Courier-Journal, de Louisville, al menos una de las personas heridas en los enfrentamientos de anoche se encuentra en estado grave. El Departamento de Policía de la ciudad aseguró que sus agentes no dispararon contra los manifestantes.

La concejala Keisha Dorsey, que vio cómo los manifestantes empezaban a congregarse en el centro de la localidad, señaló que lo ocurrido "es una revuelta contra un sistema en el que la gente se siente oprimida". "Lo que veo es gente que trata de hacer lo que pueden para expresar su dolor y su frustración", subrayó.

OBAMA: "ESTO NO DEBERÍA SER NORMAL EN 2020"


El expresidente de EE.UU. Barack Obama (2009-2017) publicó este viernes un comunicado en el que condenaba la muerte en Mineápolis (Minesota) de George Floyd y aseguró que este tipo de casos "no deberían ser normales en los Estados Unidos de 2020".

"Esto no debería ser normal en los Estados Unidos de 2020. Si queremos que nuestros hijos crezcan en una nación que vive acorde con sus más altos ideales, podemos y debemos hacerlo mejor", dijo en Twitter en referencia a la muerte de Floyd después de que Derek Chauvin, un agente blanco, lo sometiera durante varios minutos con su rodilla sobre el cuello ignorando las desgarradoras quejas del detenido.