Arabia Saudí bombardea posiciones de los hutíes en la capital de Yemen

Ataca Saná en medio de una escalada de tensión pese a la crisis mundial

30.03.2020 | 23:50
Uno de los impactos en Saná. Foto: Efe

Saná – La coalición árabe liderada por Arabia Saudí llevó a cabo ayer al menos quince bombardeos aéreos contra la capital yemení Saná, controlada por los rebeldes hutíes desde 2014, en medio de una escalada de tensión en el conflicto pese a la situación límite que vive el país ante un posible brote de COVID-19.

La cadena de televisión Al Masira, controlada por los hutíes, informó ayer de que al menos un hombre falleció y otros dos resultaron heridos en el ataque, y aseguró que otros bombardeos impactaron contra la provincia de Al Hodeida, en el Mar Rojo, sin provocar víctimas.

Según constató Efe, seis ataques aéreos impactaron contra una academia militar en las afueras de Al Rawda, al norte de la ciudad, y otros tres ataques tuvieron como objetivo un puesto militar en el noroeste de Saná.

Los aviones de combate de la coalición árabe también dispararon dos misiles en la base aérea de Al Dailami, adyacente al aeropuerto de Saná y otros objetivos en la zona.

La coalición árabe liderada por los saudíes, que interviene en la guerra de Yemen desde 2015, informó de una "operación militar" para "neutralizar y destruir objetivos militares legítimos" de los hutíes y aseguraron que durante el ataque tomaron "medidas preventivas para proteger a los civiles de cualquier daño colateral".

Tras meses de una tensa calma en Saná, los hutíes, respaldados por Irán, reivindicaron el domingo el lanzamiento de dos misiles contra Riad y la provincia fronteriza de Yazan.

Alto el fuego La semana pasada, los hutíes y el Gobierno yemení reconocido internacionalmente del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, acogieron con buenas palabras los llamamientos de la ONU a un "alto el fuego global frente al COVID-19", en el quinto aniversario de la intervención de la coalición árabe en el país.

Hasta el momento, Yemen no ha registrado ningún caso de coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud, pero el país no podría hacer frente a una crisis sanitaria de ese calibre, mientras que los rebeldes ya han pedido ayuda internacional para combatir la pandemia.