María Silvestre. Catedrática de SociologíaSu campo de trabajo es la realidad, que analiza sin prejuicios ni dogmatismos. Por eso, las hipótesis de la directora del Deustobarómetro resultan frescas, estimulantes y, por encima de todo, radicalmente honestas.
La vuelta de Javier Vizcaino En confianza La contraentrevista

"La pandemia nos va a obligar a pensar cómo priorizamos los recursos"

06.09.2021 | 00:06

¿Cómo está influyendo la pandemia en la Sociología?

–Ha generado nuevos debates, cuestiones en torno a la libertad, los límites de la democracia, la solidaridad, la sostenibilidad, los riesgos de la globalización, etc.

¿Se están viendo ya cambios apreciables en nuestra sociedad?

–Un cambio al que estamos asistiendo recientemente es la consideración de la pandemia como algo endémico. Estamos siendo conscientes de que, tras la superación del covid-19, es muy posible que nos amenacen nuevas variantes o nuevos virus. Eso va a generar un cambio en cómo priorizamos nuestros recursos.

¿Qué aprendizaje podemos sacar?

–Creo que nos hemos dado cuenta de la importancia de tener un sector público sanitario fuerte para poder afrontar estas amenazas. Uno de los aprendizajes es la necesidad de apostar por Estados de Bienestar que inviertan en Sanidad, en Educación y en Política Social.

¿Por qué da la sensación de que le hemos perdido el miedo al virus?

–Porque ha coincidido la llegada de las vacunas con el verano, porque llevamos más de año y medio con restricciones que han limitado la sociabilidad. Porque se nos dijo que podíamos quitarnos la mascarilla... Son varios los factores que han provocado cierta relajación y que nos han llevado a la cuarta y a la quinta ola.

¿Qué explicación encuentra a los botellones masivos y, últimamente, violentos?

–Es importante distinguir, por un lado, los botellones y, por el otro, la violencia ejercida por unos pocos. Los botellones (y otro tipo de celebraciones como comidas o cenas) son una forma de recuperar la fiesta, la sociabilidad, el ligoteo, etc. La violencia es la canalización de la rabia, de la frustración y –en algunos casos– mera delincuencia.

¿Es muy diferente esta juventud de la de, pongamos, nuestra época?

–No. Son años en los que relacionarse, conocer a otras personas, divertirse, ligar, reír y desinhibirse se viven casi como un imperativo.

¿Qué echa de menos en la actitud de las autoridades?

–Más acuerdos. Pensar menos en estrategias partidistas y pensar más en el bien común.

¿Qué le parece la actitud del estamento judicial?

–Creo que se han delegado en la Justicia decisiones que eran políticas.

Más allá de la pandemia, ¿es bueno que los políticos actúen a golpe de encuesta?

–Es bueno que la clase política se informe de las necesidades y demandas de la ciudadanía a través de las encuestas, pero es muy malo que actúen a golpe de encuesta buscando tan solo el rédito electoral.

¿Podemos estar satisfechos de los avances en materia de igualdad, uno de sus frentes de lucha?

–Siempre debemos celebrar los avances en materia de igualdad, por pequeños que sean, pero siempre debemos estar alerta porque los retrocesos son un riesgo siempre presente.

¿Le preocupa el rearme del machismo?

–Sí me preocupa que la extrema derecha haya abierto algunos debates ya cerrados y superados –como el aborto o la violencia contra las mujeres– y que la derecha tradicional haya legitimado ese discurso. El mayor riesgo es la aquiescencia de la derecha, ya que amplifica el cuestionamiento y el retroceso.

noticias de noticiasdegipuzkoa