Macarena Gómez: "Más que emprendedora soy una mujer trabajadora"

Tiene tres proyectos entre manos: su última película, 'Amor en polvo'; la serie en la que lleva trece años, 'La que se avecina', en la que da vida a Lola Trujillo; y '30 monedas', la nueva y esperada serie de Álex de la Iglesia.

03.09.2020 | 21:58
La actriz Macarena Gómez.

Es una mujer divertida, apasionada y que arriesga con sus aficiones, porque le gustan el submarinismo y el paracaidismo. Se reconoce extrovertida, inquieta, pasional y visceral. Le gusta sentirse identificada con los personajes que interpreta, al menos en su esencia. Si algo pone por encima de todo es su independencia, pero también a dos de las personas más importantes de su vida: su marido y su hijo. Icono de estilo y con looks siempre sorprendentes y sofisticados, Macarena Gómez se ha convertido en una imprescindible de la escena actual.

Empecemos por la película: ¿se reconoce usted en Mía su personaje de Amor en polvo?
Ja, ja, ja€ Ya sé que he dicho que me gusta identificarme con los personajes, pero no en todo. Habría que empezar diciendo que Mía es una chica que va de liberal y a la que le gusta mucho tener relaciones sexuales abiertas.

Algo que se está poniendo de moda, al menos en la literatura y el cine.
Pienso que siempre han existido, en los dos medios que citas y también en la vida real. En el caso de mi protagonista, no deja de ser un escudo que se pone para protegerse, porque ha sufrido mucho con algunas relaciones anteriores. Se bloquea, se coloca el escudo de relaciones abiertas y va por la vida diciendo que no cree en el amor. Lo que ocurre es que no quiere creer que existe el amor. Es, ya digo, una forma de protegerte como otra cualquiera, pero es mentira, porque para ella el amor lo es todo. Al final, es una película, y en el cine puede ocurrir cualquier cosa.

No querer enamorarse por miedo a sufrir también ocurre en la vida real, ¿no le parece?
Supongo que sí, pero no lo sé de seguro y tampoco lo he experimentado, porque a mí no me ha pasado.

¿Afortunada en el amor?
Ja, ja, ja€ Puedo decir que sí. Estoy muy bien, soy de las que creen en el amor y nunca me he negado a él. Hay relaciones que empiezan y terminan, pero otras empiezan y continúan para siempre o por mucho tiempo. Eso sí, me puedo imaginar a alguien que no quiera enamorarse o que diga que no cree en el amor.

Es usted una mujer con muchos frentes abiertos en lo laboral.
Es que a mí lo que me gusta es estar en movimiento, no parar. Ahora se estrena en dos festivales la serie que rodé con Álex de la Iglesia, 30 monedas, una experiencia maravillosa. En septiembre pondré voz a una historia de animación, algo que me encanta hacer. También me he metido en el mundo de la producción y estoy intentando levantar varios proyectos a la vez. No voy a decir cuáles son, porque luego no salen y da mucha rabia haber hablado antes de tiempo.

¿Le gusta emprender por su cuenta?
Sí, pero más que una mujer emprendedora creo que soy una mujer trabajadora. A mí me educaron para trabajar y ser independiente. Me gusta hacer proyectos que dirigen otros, pero disfruto el doble cuando el proyecto es mío desde que nace hasta que acaba. Tengo que reconocer que soy ambiciosa, pero ambiciosa en el sentido de querer dar siempre un paso más, de escalar un peldaño y tener la satisfacción de haberlo hecho tú misma.

¿Y se deja ayudar en eso?
Uy. Ya te he dicho que me gusta ser independiente, pero creo que sí, que me dejo ayudar bastante. En mi casa siempre me dijeron que tenía que ser independiente, intelectual y económicamente.

¿Cuántos años lleva dedicados al oficio de actriz?
Tengo 42 años y empecé a los 21, así que todos esos. No me da vergüenza decir mi edad y además todo el mundo puede saberla, porque te metes en internet y ahí está, incluso el día en el que nací. A los 18 años me metí a estudiar Arte Dramático y tres años después ya comencé a trabajar.

"He conseguido mucho más de lo que esperaba"


Exactamente lleva media vida en esto.
Es verdad, en este momento es así, y ha sido media vida muy gratificante. He tenido, y espero seguir teniéndolos, proyectos muy interesantes. También he conocido a gente muy interesante, luego he conseguido mucho más de lo que esperaba. Estoy muy contenta con todo lo que he logrado y puedo decir que soy una mujer afortunada. Cuando era niña mi sueño era ser actriz, y además tuve unos padres que cuando les comenté mis intenciones me apoyaron.

Eso que sus padres no pertenecen a su mundo, porque son médicos.
Es cierto, no tienen nada que ver, pero ellos cumplieron sus sueños y se dedicaron a lo que más les gustaba, la medicina. Me comprenden y siempre han estado a mi lado. Tener apoyo en lo que quieres hacer es fundamental. Me ha ido bien y he tenido trabajo continuado en esta profesión, algo que mucha gente no tiene. Puedo vivir de algo que me gusta y que es mi profesión, circunstancia que hace que pueda sentirme totalmente feliz.

Pero no todo será suerte en su vida...
No, por supuesto que no. En mi currículo profesional hay también mucho esfuerzo y trabajo. Soy de las que no paran y siempre enlazo un proyecto con otro.

Un papel fijo en una serie como La que se avecina es una garantía de estabilidad.
Sobre todo te da mucha estabilidad emocional. Saber que te vas a la cama y que al día siguiente el despertador suena para irte a trabajar es muy importante. Eso no lo pueden decir todos los actores, y que yo lleve trece años con el despertador sonando es una maravilla y una alegría.

¿Y qué ocurrirá cuando la serie termine?
¿Por qué va a terminar? Vaya manía os ha entrado a todos. Es que no me imagino mi vida sin La que se avecina y sin Lola Trujillo en la mochila.

Pero todo lo que empieza, y más en televisión, tiene un final.
Lo sé, lo sé, pero llevo un tercio de mi vida transformándome en Lola Trujillo. Son más de trece años y sigo encantada. Es mucho tiempo y supongo que no puedo imaginarme vivir sin Lola y el resto de los locos vecinos.

¿Nunca ha pensado eso de hasta aquí hemos llegado. Lola, no te aguanto más?
Mucha gente me ha preguntado si no me canso del personaje o del rodaje. Pues no, La que se avecina me ha hecho muy feliz. Además, en esta serie se han portado siempre muy bien conmigo. No tengo exclusividad y los productores y guionistas, cuando les he pedido que me saquen de ciertos capítulos para rodar otra serie, una película o para hacer teatro, lo han consentido. Quizá al haber ido encadenando esta serie con otros proyectos nunca he llegado a cansarme de ella.

Dicen que va a seguir...
Ojalá, ojalá. Ahora mismo, estamos en ese punto en el que no sabemos qué va a pasar. Hemos abandonado los platós en los que estaba el Mirador de Montepinar y no sabemos qué va a ser de nosotros, pero yo apuesto por seguir. Ya digo que no me imagino la vida sin Lola Trujillo, una loca maravillosa.

"Estoy segura de que hay muchos Recios por la calle"


¿Conoce a alguien en la vida real que pueda parecerse a la Trujillo?
La realidad siempre supera a la ficción, aunque no podría decir de gente en particular que tuviera que ver con Lola o con otros personajes de la serie, pero sé que están basados en personajes que andan por la calle y que viven en comunidades de vecinos.

Pues encontrarse a alguien como Recio en el ascensor tiene que dar miedo.
Ja, ja, ja€ Pues sí. Los guionistas siempre nos cuentan historias de gente en la que se han basado para los personajes, por eso están tan bien construidos. Estoy segura de que hay muchos Recios por la calle, y Lolas muchísimas.

¿Qué tiene Macarena Gómez de Lola?
No muchas cosas. Quizá ese punto de cabezota y caprichosa que tiene ella. Si me preguntas si nos parecemos te diría que no. Lo que ocurre es que cuando interpretas a un personaje siempre hay puntos en los que te identificas más y los pones de relieve.

¿Es difícil interpretar papeles que no se entienden?
Mientras los personajes estén más alejados de mí resultan más difíciles, pero también el resultado siempre es más enriquecedor. Cuando te enfrentas a este tipo de retos te implicas mucho más, y cuando la implicación es mayor creo que acabas haciendo mejor el personaje. Pocas veces me han ofrecido personajes que sean muy parecidos a mí, y si me los ofrecen los hago, pero si se parecen, como son fáciles de hacer, a lo mejor no se han valorado tanto.

¿Le dan ganas de rechazarlos?
Ja, ja, ja, ja€ ¡Qué bueno! Normalmente me eligen a mí, ya me gustaría poder elegir, tener ochenta guiones sobre la mesa y decidir con cuál me quedo. Eso tiene que ser impresionante.

Lo que sí que hace son muchos cortos...
Son una plataforma que defenderé toda mi vida. Adoro hacerlos y me han dado grandes satisfacciones.

El coronavirus ha puesto más difícil aún la profesión de actriz, ¿cómo ve el futuro?
Creo que lo ha puesto difícil todo. Con el confinamiento todo ha sido peor. Los actores y actrices, si no trabajamos, no cobramos, y de pronto vimos nuestras vidas canceladas. Hablo por mí, y reconozco que tenía miedo a que no se retomaran los proyectos. Todos hemos vivido en la profesión esa gran incertidumbre, y sin embargo, parece que se están retomando. Y lo digo porque he llamado a compañeros para ofrecerles un papel en una película y estaban todos trabajando. 

PERSONAL
Edad
: 42 años (2 de febrero de 1978).
Lugar de nacimiento: Córdoba.
Familia: Está casada con Aldo Comas y tienen un hijo de cinco años.
Trayectoria: A los ocho meses de formarse en arte dramático en Madrid tuvo la suerte de conseguir un papel en una miniserie que tuvo gran éxito, Padre coraje. Su popularidad la debe al papel de Lola Trujillo en La que se avecina, ficción que Telecinco emite desde hace trece años. Raquel busca su sitio, La vida de Rita, Hospital Central o Al filo de la ley son series en las que también ha participado. Está a la espera del estreno de 30 monedas, lo último de Álex de la Iglesia para HBO.

Más información