De ruta por el valle del txakoli alavés

¿Te apetece dar una vuelta por la Denominación de Origen Arabako Txakolina y sus bodegas? Su gerente José Antonio Merino nos guía

06.12.2020 | 10:01
Partimos desde Okondo donde tenemos una bodega de imponente hechura: Okondo Txakolina. Bonita y bien integrada en el paisaje, elabora el reconocido internacionalmente txakoli Astobiza. Cuenta con un bonito comedor con vistas al viñedo en el que se pueden disfrutar extraordinarios platos de cocina moderna y tradicional. Otros de sus productos son el txakoli Malkoa, el vermut blanco de txakoli y su afamada Vendimia Tardía en botella de 375 cl., un vino dulce con una finura de rico paladar. Si venimos hacia Amurrio, podemos parar en Garate Txakolina, una pequeña bodega en la muga entre Okondo y Laudio. Produce un txakoli blanco y un rosado muy interesante que se denomina Ojo gallo.

Ya en Laudio tendremos que subir al barrio de Gardea, en pleno monte, hasta el Caserío Bel-dio, que cuenta con unas extraordinarias vistas. Elaboran el txakoli Beldui, junto con otros fermentados en barrica o el Aparduna (espumoso de txakoli elaborado al estilo cava). En Murga nos podremos entre-tener en la Torre de Murga, don-de se elabora el txakoli Txikubinen un entorno cargado de historia que no defrauda cuando se atien-de a las explicaciones de la familia Verástegui y se visita su imponente torre. Elaboran también un espumoso (Aparduna) denominado Trece estrellas de Salazar, en honor a un ascendiente de altísima alcurnia.

Una vez llegados a Amurrio, nos vamos a encontrar con el resto de De ruta por el valle del txakoli alavésbodegas de la Denominación de Origen Arabako Txakolina, que siendo la más pequeña del Estado está siendo reconocida como una zona de extraordinarias producciones y con numerosos reconocimientos a nivel mundial. Podemos empezar por Txakoli Bat Gara que se elabora en Lezama (Amurrio) y se está posicionando en las mejores vinotecas de España con extraordinarias críticas a un txakoli distinto. Si nos acercamos al restaurante Bideko, podremos degustar el txakoli Uno o el magnífico Urtaran, que está teniendo bue-na aceptación en el norte de Europa. Es una de las primeras bodegas españolas en elaborar un espumoso denominado Ancestral, que es un tipo de cava elaborado con una sola fermentación.

Ya dentro de Amurrio nos podemos acercar al polígono de Aldaiturriaga dónde nos encontramos con la pequeña bodega de Juanjo Tellaetxe que elabora txakolis blancos y tintos con la marca Tantaka con exclusivas mezclas de variedades recogidas en la D.O. como Riesling o Petit Courbu. Dirigiéndonos hacia Orduña podemos llegar hasta Delika y encontrarnos con la pequeña bodega Arzabro Txakolina que elabora una pequeña cantidad, pero con mucha calidad, y que cuenta con un pequeño txoko donde agasaja a sus visitantes. Sus marcas son Ametza, Harria y Lucía de Ripa.

Al volver hacia Vitoria-Gasteiz, para finalizar el recorrido txakolinero en Álava, no podemos dejar de detenernos en Artomaña en la que se encuentra la bodega homónima: Artomaña Txakolina, des-de donde se puede observar el salto del nacimiento del Nervión. Tiene un amplio y coqueto comedor, que elabora una de las marcas más reconocidas por los amantes del txakoli: Eukeni. Además elaboran el txakoli Xarmant, el Kiriki (txakoli sin filtrar) o el Fabián de Mariaka, entre otros. Es la bodega de mayor producción en la Denominación y la más reconocida, junto con la de Okondo. Ha conseguido numerosísimos galardones como un reconocimiento en guía del gurú Parker en

2007 y numerosas medallas de oro, plata y bronce.