Hondarribia, historia viva en cada rincón

Ubicada en la desembocadura del río Bidasoa, su pasado histórico, su carácter monumental y su sabor marinero hacen de Hondarribia un referente turístico de primera magnitud. Bañada por el Cantábrico, contiene una amalgama de bellos paisajes, desde la playa y el puerto a las alturas del monte Jaizkibel. Cada rincón de este enclave repleto de encanto se da a conocer a través de recorridos asequibles y visitas guiadas para elegir al gusto y a la medida de cada cual.

03.07.2020 | 13:32
Hondarribia, historia viva en cada rincón

Portu Auzoa, pintoresco por excelencia

El sabor del mar. Hondarribia es una ciudad que respira a orillas del mar Cantábrico, por ello, en diversos aspectos, la pesca destaca entre sus actividades, lo que se plasma incluso a nivel social. Exponente emblemático de ello es Portu Auzoa o barrio de la Marina, con su singular ambiente marinero, meollo del ambiente. Este tradicional barrio de pescadores, con sus coloridos balcones pintados con lo que sobraba de pintar los barcos, es el antiguo arrabal de la Magdalena, situado extramuros. Entre sus edificaciones más antiguas figura la casa Zeria, de 1575.

Ciudad amurallada. El casco histórico de Hondarribia reclama una visita imprescindible, con sus palacios, casas torre, la muralla... reflejos de que la historia sigue viva en cada rincón. Así lo comprueba el turista a cada paso que da por Kale Nagusia, al escuchar las campanadas de mediodía de la iglesia o cruzando el arco de la Puerta de Santa María. Sorprende el trazado en cuadrícula de sus calles, propio de las ciudades del medievo y sus angostas calles adoquinadas. Son enclaves significativos la plaza del Obispo, el palacio de Casadevante y el castillo de Carlos V.


El fuerte de Guadalupe y sus secretos

Senderismo. El fuerte de Guadalupe está considerado como una de las construcciones defensivas de época contemporánea más bellas de Euskal Herria. Esta fortaleza está situada en el monte Jaizkibel junto al santuario de Guadalupe. El fuerte de Guadalupe es una de las construcciones defensivas de época contemporánea más bellas de Euskal Herria. La visita guiada Los lugares prohibidos del Fuerte de Guadalupe recorre gran parte de esta fortificación contemporánea prevista para 69 cañones. El recorrido mostrará el foso, almacenes, cuarteles, pabellones y mucho más. La construcción se realizó entre los años 1887 y 1900. Terminada la última Guerra Carlista, se proyectó formar el campo atrincherado en Oiartzun, que consistía en un territorio defendido por 8 fuertes situados en sus puntos dominantes. De los únicos tres que se ejecutaron del proyecto, el de Nuestra Sra. de Guadalupe es el mayor.



En barco por la bahía

Mar y monte. Un aliciente sugerido para el disfrute del encanto costero de Hondarribia, además de su magnífica playa es un paseo en el servicio de barco que une Hondarribia y Hendaia.

A quienes prefieran el monte, la ruta circular por Jaizkibel desde el santuario de Guadalupe regala también impresionantes vistas.

Un recorrido por 43 esculturas

Puntos de interés. El patrimonio monumental de Hondarribia es amplio, al reunir 43 obras escultóricas repartidas por toda la ciudad. Tienen un valor notable en la ornamentación de la localidad y cada una de ellas cuenta una pequeña porción de la historia de la bella localidad bidasotarra. Arma Plaza Fundazioa ha publicado recientemente un compendio de los monumentos en el que se detallan numerosos datos sobre los mismos como su autoría, fecha de su creación y explicaciones históricas y artísticas que motivaron su elaboración.

Más información: