Editorial

'Gadgets' sanitarios

09.12.2020 | 00:24

Las herramientas sanitarias para combatir la pandemia del covid-19 deberán estar en manos de quien sabe hacer un uso racional y útil de ellas y no reducirlas a un uso utilitario como instrumento de consumo

El inicio de las primeras campañas de vacunación para combatir la pandemia covid-19 ha supuesto un punto de esperanza que no debería derivar en euforia o frivolidad. Es justo reconocer que las estimaciones más optimistas difícilmente aspiraban a este escenario antes del final de año. En ese sentido, es razón para congratularse por la eficacia de los mecanismos de investigación puestos a funcionar en todo el mundo y que, con una diferencia de apenas semanas, van a poner en manos de los servicios sanitarios vacunas diversas que constituyen la primera gran herramienta de protección colectiva. Sin embargo, la vuelta de esta noticia excepcional es el riesgo de una relajación ante la expectativa de alcanzar la orilla sin reparar en que aún existe un grave riesgo de que aún más pacientes se ahoguen en los últimos metros de esta travesía. La prisa por las celebraciones que vienen no sería buena consejera. La guardia deberá seguir alta porque la evidencia nos habla de episodios de falta de concienciación o directa irresponsabilidad como los conocidos en las últimas horas, con fiestas colectivas que contravienen el mínimo civismo. En paralelo, la sucesión de mecanismos de detección que se han incorporado al arsenal de los servicios de salud para identificar y contener la transmisión del coronavirus puede haber creado una equivocada percepción de seguridad añadida. El uso de esas herramientas y su eficiencia está vinculado a los objetivos de las mismas. No son equivalentes un test PCR que uno de antígenos o los que recientemente se ponen a disposición del público en farmacias. Los profesionales de la materia ya advierten de que el uso de estos mecanismos no puede ser un instrumento utilitario –mucho menos un gadget o aparato de consumo– para buscar la falsa seguridad de cara a incumplir el rigor de las medidas de autoprotección. Corremos el riesgo de extender la percepción de que un test de farmacia –que en todo caso solo se podrá prescribir por un médico y en determinadas condiciones– es el visado para desconocer las medidas de distanciamiento y mascarillas. Pero el negativo en la víspera de una reunión familiar no nos autoriza a superar los límites de aforo ni a retraernos de las prácticas que hemos asociado a la Navidad cuando reunirnos hombro con hombro en torno a una mesa no implicaba un riesgo.