Mucha gente vive como si no hubiese coronavirus, salvo por la mascarilla

Se disparan las muertes por coronavirus, el precio de la luz y el gas, la fortuna de talibanes y reyes, y la catalanofobia. Y eso que agosto suele ser un mes tranquilo.

25.08.2021 | 09:19
Mucha gente vive como si no hubiese coronavirus, salvo por la mascarilla

Casi cada día compruebo cómo mucha gente vive como si no hubiese coronavirus salvo por la mascarilla (generalmente en la barbilla o bajo la nariz) y las restricciones que imponen otros. Pero el virus mortal no da tregua en España: "Se disparan las muertes por COVID desde el viernes" (República.com). "La última semana se han notificado 867 fallecimientos". Solo el viernes pasado murieron 201 personas, "el doble que hace una semana". Yo también estoy cansado, todos lo estamos, y me encantaría volver a aquella normalidad de marzo de 2020, pero negar la evidencia y señalar a los que ponen límites a su propagación es infantil.

¡Qué atraco!


España es una península soleada (y este ha sido un año de sol) con un montón de pantanos sobradamente amortizados. Sin embargo, "la factura de la luz de un usuario medio en agosto será la más cara de la historia" (El Plural). ¿Por qué? ¿Qué mecanismos permiten esto: "El precio de la luz abandona la tregua y repunta este martes por encima de los 100 euros/MWh"? No hay excusa ni explicación posibles que no contengan la palabra "extorsión", "atraco", "robo" o "secuestro". Nos está saliendo caro, literalmente, pero por fin el lobby energético español está quedándose sin crédito político ni periodístico.

Ni viven en la edad media ni entre cabras


"Los talibanes son ultrarricos", titulan en Magnet y borran de un plumazo el mito de que viven en la edad media o entre cabras. Al contrario: solo en 2020 podían haber incrementado su fortuna en 1.600 millones de dólares, según un informe de la OTAN. ¿De dónde sale ese dinero? De las plantaciones de opio y las minas que controlan, de la extorsión y de las donaciones. Hasta 240 millones vendrían "de organizaciones benéficas y fideicomisos privados ubicados en países del Golfo Pérsico" y de "ciudadanos privados de Arabia Saudita, Pakistán, Irán y algunas naciones del Golfo Pérsico".

Otro "afortunado"


En Público siguen desgranando "el verdadero origen de la fortuna del Rey Emérito", y hablan de la cuenta que abrió en Suiza (con residencia en la propia Zarzuela) solo un día antes de recibir 65 millones de euros con el concepto: "Donación del rey de Arabia Saudí". En el digital ahondan en la contraprestación de Juan Carlos I: entregó del toisón de oro a quien consideró su "hermano" y contrarrestó la influencia turca en la "alianza de civilizaciones" de Zapatero. También explican cómo la "Ley Reguladora del Patrimonio Nacional" le evitó tributar por ese regalo y por otros (coches, motos o relojes) e incluso por las obras en el palacete de Corinna.

La guerra del fuet


El apoyo declarado de El Pozo al canal de televisión que Marcos de Quinto quiere impulsar, con un ideario claro y expuesto por el que fuera diputado de Ciudadanos, ha iniciado una "guerra del fuet" entre tuiteros que, como todo el mundo sabe, empezando por Marcos de Quinto forman una suerte de infantería cateta. Para defender a El Pozo, no pocos han señalado a Casa Tarradellas como una marca favorable a la independencia de Catalunya. Tan cortos son algunos que han señalado también a Orona porque el propio De Quinto tuiteó que no le arreglaban el ascensor de su domicilio un domingo.

noticias de noticiasdegipuzkoa