La reforma de un convento descubre dos murales de Egaña

Las piezas localizadas en Saint-Palais fueron realizadas en los años 70 y en 1999, respectivamente

15.02.2021 | 23:58
Miembros de la Corporación municipal visitan uno de los murales de Xabier Egaña. Foto: N.G.

ZARAUTZ – Gracias a la rehabilitación del antiguo convento franciscano de Saint-Palais (Baja Navarra), dos murales del artista y vecino de Zarautz Xabier Egaña han sido redescubiertos.

Este inmueble ha sido durante años hogar de los frailes franciscanos. No obstante, cerró sus puertas en 2006 debido a la escasez de vocaciones. Después, el Ayuntamiento de la localidad bajonavarra procedió a la compra del edificio y el convento reabrió sus puertas para continuar con uno de los cometidos que había tenido desde 1993: servir de albergue a los numerosos peregrinos que recorren el camino de Santiago. En 2015 se llevaron a cabo varias reformas en el inmueble, pero las piezas han sido descubiertas ahora. Los dos murales de Egaña están realizados directamente sobre las paredes encaladas. Así, además de amparar a los peregrinos, el convento se ha reconvertido en museo regional, por lo que los visitantes pueden acudir al lugar a ver las obras de Egaña. "La sensibilidad por la recuperación del arte y la cultura de la actual Corporación municipal ha permitido el rescate de dichas pinturas de arte religioso contemporáneo, y su próxima puesta en valor como elemento patrimonial singular del municipio", señalan desde la asociación zarauztarra ArtEgaña, creada para poner en valor las obras del artista.

Según esta entidad, los murales fueron realizados por Xabier Egaña en dos momentos diferenciados de su trayectoria vital y artística: el primero, de temática folclórica, en los años 70 (anterior a 1976), mediante representación esquemática de las danzas zuberotarras; y el segundo mural, firmado en 1999, en un estilo "más depurado y reconocible del autor, de temática religiosa y laica, como un relato visual en clave metafórica-filosófica del peregrinaje de la vida".