Zarautz destinará 15.000 euros a la asociación Zaporeak

La partida será para contribuir a la financiación de su labor de atención en Grecia

15.10.2020 | 01:10
Familias abandonan el campo de Moria, después del incendio el 9 de septiembre. Foto: E.P.

zarautz – El Ayuntamiento de Zarautz ha concedido una ayuda de emergencia de 15.000 euros a la asociación Zaporeak. Esta cantidad proviene de la partida presupuestaria reservada a catástrofes y emergencias que ocurren a nivel mundial.

En una campaña solidaria para la recogida de alimentos, la asociación Zaporeak hizo un llamamiento a la sociedad guipuzcoana para mostrarle la deplorable situación que están padeciendo en Grecia, en Lesbos, en los campos de concentración que han creado para los refugiados. Consciente de ello, el Consistorio de Zarautz ha decidido otorgarles la ayuda de este año a esta ONG, que tiene como objetivo proporcionar alimentos, infraestructura y material para cubrir las necesidades de las personas refugiadas en Grecia, colaborando con distintas organizaciones.

Para la corporación zarauztarra el tema de las personas refugiadas "es y ha sido prioritario" desde que en septiembre de 2015 aprobaran la declaración institucional de acogida de personas refugiadas en el municipio. En la misma línea, en colaboración con la asociación Hotz Zarautz y los Franciscanos, pusieron en marcha el programa Auzolana. Así, hasta la actualidad y según hizo saber el martes el concejal de cooperación, Patxi Elola, Zarautz ha acogido 48 personas que estaban en los campos de Grecia.

una situación extrema Irati Azkue, miembro de Zaporeak, quiso agradecer tanto al Ayuntamiento como al pueblo "por apoyarles" en la iniciativa. Y es que, aparte de la cantidad económica que el Consistorio otorgará a la ONG, el municipio ha respondido "muy bien" a la gran recogida celebrada a finales de septiembre. En total, Zarautz ha acumulado 7.000 kilos de comida y 2.960 euros en ayuda económica.

Esta iniciativa fue organizada tras el incendio sucedido el 9 de septiembre en Moria, situada en la isla griega de Lesbos, donde alrededor de 13.000 refugiados se quedaron en la calle. El gobierno de Grecia construyó en una semana un nuevo campamento, pero, "las condiciones son nefastas": "No garantiza las necesidades y derechos básicos; puede acoger como máximo 7.500 personas y no hay duchas, sólo cuenta con 60 baños", detalló Azkue. Además, añadió que los campamentos están en el suelo, por lo que "tienen que vivir entre barro".