Jardineras gigantes para impedir que se juegue a fútbol

Algunos adolescentes estaban creando problemas en la plaza Belaustegi

07.12.2020 | 02:26
En el centro de la imagen, las tres jardineras que ha colocado el Ayuntamiento de Urretxu. Foto: Aierbe

urretxu – Con el derribo de la casa del bar Zuhaizti y la construcción del nuevo edificio de viviendas unos metros más al fondo, la plaza Belaustegi de Urretxu duplicó su tamaño. El Ayuntamiento colocó unos bancos y dejó el uso de la plaza en manos de los vecinos. El lugar ha resultado muy atractivo para los adolescentes del pueblo, que se han apoderado de él. El problema es que algunos han hecho un mal uso de la nueva zona de la plaza y el Ayuntamiento y los vecinos se han visto obligados a tomar cartas en el asunto.

El gimnasio Infinit Fitness ha colocado unas chapas en las repisas de las ventanas para evitar que los jóvenes se sienten, pues con sus gritos y la música de sus móviles molestaban a los clientes y los vecinos. El Ayuntamiento, por su parte, ha colocado unas jardineras gigantes en medio de la plaza para impedir que jueguen a fútbol. No en vano, han destrozado un buen número de placas de una comunidad que acababa de renovar su fachada. También se han colocado cámaras de seguridad para evitar actos vandálicos.

Quejas El alcalde se ha reunido ya en tres ocasiones con los vecinos. "El problema se acentuó en navidades del año pasado. No sé por qué motivo, un montón de niños de una edad determinada comenzó a utillizar ese espacio. Comenzaron a haber quejas de los vecinos. Sobre todo, de los de la casa que había renovado la fachada del edificio. En la parte trasera han roto un montón de placas a balonazos. En la casa del gimnasio también ha habido quejas, pues los niños también jugaban con el balón allí e incluso se habían llegado a meter en alguna casa. Además, los usuarios del gimnasio se han quejado del ruido y de la suciedad, han roto algún banco...".

Ante esa situación, el Ayuntamiento decidió instalar cámaras de seguridad y ya ha hecho llegar algunas multas a algunas familias. Además, se va a hacer cargo de la sustitución de las placas que se han roto a balonazos. Y, para finalizar, ha colocado las mencionadas jardineras. "Su objetivo es que ocupen espacio, para que los niños no puedan jugar a fútbol. Están dotadas con bancos, pues nuestro objetivo no es echar a nadie de la plaza. Es un espacio diseñado para ser utilizado, pero se debe utilizar correctamente. Hay carteles en los que se informa de que está prohibido jugar a fútbol y parecer ser que había gente que no los veía".