A las piscinas, por Internet

17.07.2020 | 01:19
Unos niños en la entrada de las piscinas de Urretxu.

Desde ayer los usuarios de las piscinas de Urretxu pueden comprar las entradas en la web pagoeta.urretxu.eus

Internet y los smartphone han transformado nuestras vidas. Como muestra, un botón: desde ayer las entradas de las piscinas de Urretxu se pueden comprar vía Internet y después basta con escanear el código QR que se recibe en el móvil para acceder a las instalaciones. Como en Port Aventura o Disneyland París, vamos.

El objetivo de esta iniciativa es hacer más rápido y fácil el proceso de compra, evitar las aglomeraciones en la entrada y controlar el aforo.

El Ayuntamiento ha creado la web pagoeta.urretxu.eus para poder vender las entradas por Internet. Los compradores deben entrar en la mencionada web, elegir el tipo de entrada (adultos, menores...), validar la compra con el número de DNI y pagar.

Tras finalizar el proceso de compra, reciben un mensaje en su dirección de correo electrónico, con un código QR. Este código le sirve para entrar en las piscinas: basta con escanearlo en la entrada para poder entrar. Los abonados también pueden hacerse con el QR, para entrar más rápido y de manera más cómoda.

Con la venta de entradas por Internet, se certifica que Urretxu cuenta con unas piscinas dignas de una capital. Estas piscinas se construyeron a finales de los años 80, en un bonito enclave situado en las faldas del monte Irimo. Durante años, sus miles de metros cuadrados de césped acogieron a miles de usuarios, pero el paso del tiempo comenzó a hacer mella en la instalación: el vaso grande perdía agua, la maquinaria estaba obsoleta...

En 2018 el Ayuntamiento renovó las piscinas, con el apoyo de la Diputación: redujo el tamaño y la profundidad del vaso grande y acercó el pequeño al grande. Los padres han ganado en comodidad y se necesitan menos socorristas. Además, hay más sitio para tomar el sol. Se instalaron juegos de agua y se renovaron las escaleras. El vaso grande ya no pierde agua y, gracias a su menor profundidad, hace falta menos agua para llenarlo, el agua está más templada y se aprovecha toda la superficie (antes, debido a su gran profundidad, eran pocos los que se aventuraban a llegar hasta el centro de la piscina).

El año del Covid-19 Este año, el Ayuntamiento ha hecho un gran esfuerzo para adaptar las piscinas a la nueva normalidad, pero ha merecido la pena: en las dos primeras semanas han pasado más de 4.000 personas.

Las piscinas estarán abiertas hasta el 31 de agosto: de lunes a domingo, de 11.00 a 20.00 horas. Desde el Ayuntamiento se recuerda a los usuarios que deben mantener las distancias y portar mascarilla. También les piden que no permanezcan mucho tiempo en el agua para que no se formen colas.