bertan

“Esterilizamos las piezas, los relojes y los bolígrafos”

El presidente, Eli Argandoña, explica la estrategia anticovid desplegada por el club

27.12.2020 | 00:16
Eli Argandoña, en las instalaciones de Anoeta. Foto: Arnaitz Rubio

donostia – El arranque del nuevo curso con la pandemia del COVID-19 ha obligado al club donostiarra a plantear una estrategia fuerte en la que no se sacrifican piezas. Cada detalle ha sido revisado para conseguir que la actividad de jugar una partida de ajedrez sea un momento de total seguridad en Gros Xake Taldea. Para empezar, tanto el despacho del presidente como la sala de proyecciones y la de profesores de las instalaciones de Anoeta se han transformado en aulas de modo que puedan caber más personas, bien repartidas, con seguridad. Además, los jueves se cierran las instalaciones para llevar a cabo una limpieza general y especial de los 800 metros cuadrados en los que se asienta el club.

Según explica el presidente, Eli Argandoña, las piezas de ajedrez se meten en unas redecillas que se usan para introducir las prendas delicadas en las lavadoras y después se esterilizan en unos aparatos con rayos ultravioletas, que también se usan en las peluquerías para higienizar los rulos y otro material. Lo mismo sucede con los relojes que miden el tiempo de las jugadas de las partidas y con los bolígrafos. Mientras se produce el proceso de esterilización, se limpian los tableros con desinfectante así como las sillas y mesas, se lanza ozono en las salas y se ventila convenientemente. "No sé qué haremos cuando bajen mucho las temperaturas", dice con humor el presidente.

Además, el club compró al inicio de curso 500 cubrezapatos, 16 botes de hidrogel, cinco bidones de desinfectante, 500 bayetas, 400 pares de guantes, pantallas transparentes para el rostro, termómetros infrarrojos y los citados aparatos de infrarrojos y ozono, que han supuesto un considerable gasto, que se consideró imprescindible para una actividad segura.

"Me dijo un sanitario que ni en los hospitales hay tanta seguridad y me dio mucha satisfacción, porque nos lo hemos tomado muy en serio", dice Argandoña, que ejerce también como celador a la entrada del club para tomar la temperatura y ofrecer hidrogel los sábados por la mañana, cuando más actividad hay en el centro.