bertan

Un socavón causado por la obra del Topo hace desalojar dos edificios y el Londres

La filtración de arenas hacia el túnel excavado abrió un hueco en los cimientos del número 8 de la calle Zubieta Tras el "accidente técnico" fue hormigonado el agujero

06.06.2020 | 01:16
El alcalde conversa con técnicos junto al lugar del siniestro.

Donostia – La apertura de un socavón en el sótano del edificio de la calle Zubieta 8, motivado por la excavación del Topo bajo el centro de Donostia, obligó ayer a desalojar este inmueble con una decena de viviendas, así como el del número 10 y el hotel Londres, pegado a ellos, aunque tras las primeras inspecciones no se detectaron daños estructurales. Tras el aviso de una vecina hacia las 13.30 horas, el Ayuntamiento de Donostia envió a los bomberos, que aconsejaron desalojar los tres edificios de la manzana por precaución, y analizar la situación. En primer lugar, se hormigonó el interior del socavón con el fin de asegurar el terreno del subsuelo y se impermeabilizó la parte del túnel por la que salía el agua y la arena. Los residentes del edificio 8 no podrán, al menos hasta hoy, volver a sus casas. Los del 10 pudieron hacerlo ayer.

El director de obra, José María Gutiérrez, explicó a primera hora de la tarde en el lugar que el socavón abierto en el sótano del edificio tenía unas dimensiones aproximadas de tres metros por tres, y otros tantos de profundidad, y se pudo abrir por la existencia de "comunicación" con el túnel excavado en la zona. Según explicó, el terreno situado bajo la arena sobre la que se asientan los edificios de la zona es kárstico y si se producen huecos, la arena se mueve, lo que puede afectar a las estructuras, como sucedió ayer con uno de los pilares, que quedó desplazado.

"No éramos conscientes de la comunicación con el túnel, ya que estamos trabajando ahora a 120 metros del edificio" en la zona marítima, dijo el director, quien añadió que en la obra ha habido "afectaciones de agua como en cualquier ejecución de túnel" y que se suelen impermeabilizar. "Pero hemos constatado que la zona de la playa de La Concha es kárstica, con oquedades, y algunas tienen contacto directo con el edificio del número 8 ". "Ha habido filtraciones que han arrastrado unas arenas y se ha producido un socavón, relativamente pequeño", añadió. Gutiérrez añadió que los operarios habían notado más agua en el túnel, pero no fue hasta pasadas las 13.00 horas cuando tuvieron conocimiento de la apertura del socavón.

ETS, por su parte, explicó que el hundimiento estuvo motivado en la aparición "de una discontinuidad o alteración en el material de la roca donde se estaba excavando el túnel del Topo", que descubrió una zona kárstica, "una franja donde el agua circula con más facilidad".

El director del departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Donostia, Jon Chávarri, manifestó que "no se puede hablar de negligencia" ya que en las obras de túneles "aparecen galerías y la arena ha buscado su hueco". Asimismo, calificó lo sucedido de "accidente técnico". "Tiene que ver con el metro y no hay nada que esconder, es un problema que puede suscitarse en cualquier obra", señaló.

"Sin fisuras" Chavarri explicó que la situación había provocado que se "descalzase" la cimentación porque "se ha vaciado la arena en la que se soportaba". Sin embargo, se mostró positivo en "no hay fisuras en la estructura" a la vista, por lo que supuso que el pilar movido no soportaba una gran carga. De cualquier modo, anunció que se llevaría a cabo una inspección completa en todas las viviendas y "por cautela" se aconsejó a los vecinos del número 8 que pasaran la noche fuera de casa. "Mañana (por hoy) se hará otra inspección", añadió, y se seguirá la próxima semana.

Al lugar acudió también el viceconsejero de Transportes, Antonio Aiz, que explicó que se colocaron testigos topográficos en los edificios para ver si aparecen o evolucionan grietas en los próximos días.

El alcalde, Eneko Goia, por su parte, explicó que el Ayuntamiento puso un hotel a disposición de los habitantes de los residentes de los cerca de diez hogares que no pudieron retornar ayer a sus casas.

El suceso provocó el acordonamiento del entorno y el cierre de la calle Zubieta al tráfico.