Recurren al Ararteko en contra del "restaurante" previsto en el portaaviones

Hosteleros critican la "competencia desleal" y que se autorice el local en una zona saturada de bares

12.03.2020 | 00:28
Instalación del Portaaviones que acogerá el espacio gastronómico, actualmente en obras.

Donostia – Un grupo de hosteleros de Donostia ha registrado un escrito ante el Ararteko para "denunciar la actitud inapropiada" del Ayuntamiento de Donostia y de la dirección de Puertos del Gobierno Vasco, a quienes acusan de impulsar y autorizar una instalación en el Portaaviones que, según su denuncia, es un restaurante encubierto bajo el nombre de centro de valoración e innovación de la pesca de bajura.

El escrito recuerda que tanto la Parte Vieja como el muelle han sido declarados zona saturada de nuevos negocios de hostelería y sus firmantes consideran la instalación, que está ya en obras, un "privilegio" concedido por el departamento de Puertos del Gobierno Vasco a la Organización de Productores de Pesca de Bajura de Gipuzkoa, Opegui, "bajo la aparente buena acción de crear un centro didáctico, informativo y cultural que en realidad es un negocio privado de hostelería".

Según los hosteleros contrarios a esta instalación, bautizada como Kofradia-Itsas Etxea, la existencia de un bar-restaurante en el Portaaviones del muelle supone "una competencia desleal" y "una discriminación para el resto de la ciudadanía y hosteleros".

El recurso también ha sido remitido al director de Puertos, Aitor Etxeberria, al que critican los firmantes por "permitir" que el local cedido a Opegui "sea destinado a un uso distinto al concedido bajo una ambigüedad del nombre o artimaña lingüística". También ha sido enviada la queja formal al alcalde de Donostia, Eneko Goia, a quien los hosteleros critican por "validar esta artimaña y conceder una licencia de hostelería" en una zona considerada saturada de bares y restaurantes por el propio Consistorio, con el aval de vecinos y la Asociación de Hostelería.

"negocio privado" El recurso presentado ante el Ararteko califica el local gastronómico de "negocio privado en un espacio público privilegiado". La instalación inició sus obras el pasado mes de noviembre como "espacio gastronómico de degustación donde se servirán elaboraciones que pongan en valor los productos", según informó entonces el Gobierno Vasco. La apertura está prevista, según Opegui, para el presente mes de marzo.

Los hosteleros firmantes del recurso niegan su carácter de espacio de innovación y valoración del producto pesquero porque su horario se asemejaría más al de un restaurante que al de un museo. "No es un centro de valoración del producto, como pueden ser el del vino de Haro, queso de Idiazabal y aceite de Úbeda", dicen en su escrito, en el que añaden que "el horario de apertura y cierre es de hostelería y no de un centro informativo cultural".

Por otra parte, la queja se refiere a los planos del establecimiento: "El 99% va dedicado a restaurante-bar y tienda". "Si cocinar pescado y vendérselo a los clientes en horario de hostelería es impulsar la innovación y valoración del producto pesquero vasco, Donostia está plagada de estos espacios y hasta con estrellas Michelin", señalan.

Los críticos con la instalación que se construye en el Portaaviones añaden que los trabajadores que solicitan en la web del establecimiento, www.kofradia.eus, solo son trabajadores de hostelería, ya que se piden camareros/as, cocineros/as, limpiadores/as y recepcionistas para el espacio gastronómico pero no otros perfiles laborales. Asimismo, indican que la instalación ha pedido un espacio de terraza exterior para colocar mesas para hostelería y que se ha abierto el techo del edificio para la chimenea de la cocina.

un edificio original

Renovación. El edificio del Portaaviones comenzó su rehabilitación en abril de 2018, con un coste superior a 1,5 millones. En febrero del pasado año se inauguraron las renovadas instalaciones, aunque quedó pendiente la zona central del edificio, que es la que ocupará el espacio gastronómico. La obra dio como resultado la creación de cuatro sotos para los pesqueros, un espacio para los navegantes en tránsito –con vestuarios, duchas, baños y lavandería–, además de baños públicos y oficina.

Historia. El edificio conocido como Portaaviones se abrió en 1943, según el proyecto de Luis Tolosa, y es un exponente del Movimiento Moderno en Donostia. Funcionó como almacén para los pesqueros hasta 1979, cuando sufrió un incendio. En 1988 se reformó y, lo que había sido una estructura abierta, se cerró con paredes.

Centro dedicado a la pesca de bajura . El espacio gastronómico dedicado al impulso de la pesca de bajura es, con 420 metros cuadrados, el mayor del edificio del muelle. Su nombre es Kofradia-Itsas Etxea y ocupa la parte central del rectángulo tras ser cedido a la Organización de Productores de Pesca de Bajura (Opegui). El espacio se encuentra en obras en la actualidad y Opegui tenía previsto abrirlo en este mes de marzo, aunque las obras aún no parecen terminadas.

Los hosteleros presentan quejas escritas también ante Puertos del Gobierno Vasco y ante el Ayuntamiento de Donostia

Los recurrentes sostienen que el horario previsto en el establecimiento es de restaurante y no de una instalación de tipo cultural