El Instituto de Medicina Legal, Medalla de Oro de la Guardia Municipal

Los 33 policías municipales que se jubilaron a lo largo del pasado año recibieron sus diplomas de reconocimiento

07.02.2020 | 06:27
Ibabe, Del Valle, Goia y Santamaría, ayer, en el acto de entrega de la Medalla de Oro.

donostia - El Instituto Vasco de Medicina Legal recibió ayer la Medalla de Oro de la Guardia Municipal en la tercera edición del día dedicado a la policía local donostiarra, que se celebró por primera vez en el salón de Plenos. El galardón pretende reconocer la colaboración y labor realizada junto a la Guardia Municipal en las últimas tres décadas.

El subdirector de la institución médico-científica, David del Valle, fue el encargado de recibir el reconocimiento de manos del alcalde, Eneko Goia, pero su predecesor, Luis Miguel Querejeta, fallecido el pasado año repentinamente y muy querido por sus colaboradores, estuvo muy presente en el acto. Un vídeo con la historia del Instituto Forense de Donostia, en la que aparecía el anterior responsable, arrancó los aplausos de los presentes en el acto.

Del Valle recordó la "amistad" que cultivó Querejeta con la Guardia Municipal. "Parte de la medalla es del él", dijo. Y, dirigiéndose a los agentes de la Guardia Municipal presentes en el acto, añadió: "Ojalá vuestra labor sea copiada en todo el territorio histórico".

La tercera edición del Día de la Guardia Municipal contó también con la entrega de medallas y diplomas a los 33 agentes que se jubilaron a lo largo del pasado año 2019. Dos de los policías que recibieron su diploma habían entrado a trabajar durante la década de los 70, por lo que han servido en la Guardia Municipal durante más de 40 años.

El concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martin Ibabe, agradeció a los numerosos asistentes "la labor realizada, así como las enseñanzas a las nuevas generaciones de agentes, que serán las y los encargados de seguir la labor de protección y servicio a la ciudad". "Porque fueron, somos, porque somos serán", añadió.

Tras el acto protolocolario llegó el momento de los saludos y los reencuentros, con los que finalizó un acto en el que numerosos agentes aprovecharon para charlar. También los integrantes del instituto forense, alguno pendiente del teléfono por estar de guardia. - C.A.