Los cursillos retomarán el lunes la actividad del polideportivo Ibarra

El día 15 se abrirán las piscinas, la sala fitness y el rocódromo con aforos y tiempos limitados

05.06.2020 | 01:48
Las bicicletas se han dispuesto mirando a Kurtzebarri. Foto: Ibarra kiroldegia

aretxabaleta – Tras un descanso forzoso de casi tres meses, el polideportivo Ibarra de Aretxabaleta reanudará su actividad el próximo lunes. Volverá a la carga de forma escalonada y con aforos y tiempos de estancia limitados. Durante la primera semana se retomarán los cursos de gimnasia de mantenimiento, pilates, yoga, zumba, tonificación y otras modalidades, con un tope establecido en 16 o 20 personas en las diferentes clases.

Coincidiendo con la entrada en la fase 3 de la desescalada, el equipamiento deportivo de Ibarra reabre sus puertas sujeto a un riguroso protocolo de seguridad que marcará el funcionamiento de las instalaciones. La situación generada por el coronavirus ha obligado a replantear las ofertas, los horarios y espacios del polideportivo. "Algunas de las medidas adoptadas no son únicamente correctoras para ajustarse a la nueva realidad, sino que se trata de mejoras de aprovechamiento de los distintos espacios", explicaron ayer desde el Ayuntamiento.

Así, una semana más tarde, el 15 de junio, se pondrán en marcha las piscinas, en horario de 8.00 a 14.00, y la sala fitness, de 16.00 a 21.00. A partir del día 22 y durante todo el mes de julio, la apertura será de 8.00 a 14.00 y de 16.00 a 21.00 de lunes a viernes, y los sábados de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas. En cuanto a los aforos, la sala fitness podrá acoger hasta un máximo de 25 usuarios al mismo tiempo, al igual que las piscinas en horario matinal. Por la tarde, el recinto acuático ampliará a 35 el número de bañistas, incluyendo el uso lúdico y para nadadores. El rocódromo también se abrirá el día 15 con una entrada limitada a ocho personas.

sin cita previa y nuevos precios En su regreso, el polideportivo no establecerá la fórmula de la cita previa, pero sí acotará los tiempos de estancia en las instalaciones. Se implantarán, asimismo, medidas de limpieza y desinfección acordes a la normativa y con el fin de garantizar la seguridad.

En cuanto a los precios, en este nuevo arranque las actividades dirigidas (los cursillos guiados por monitores) serán gratuitas. Por el uso de las instalaciones los abonados pagarán un importe inferior al habitual, 16,86 euros mensuales, que en el caso de los niños y niñas se reducirá a nueve euros. A los socios que no utilicen el servicio durante estos meses no se les cobrará la cuota hasta septiembre.

En este sentido, el Consistorio destacó "el esfuerzo" que se ha hecho, a pesar de la complicada situación económica actual, para "facilitar la reapertura de Ibarra y empezar a hacer deporte en esta nueva realidad".