Arrasate se queda sin sus sanjuanes

21.05.2020 | 01:24
Errementari dantza, uno de los actos más coloristas y concurridos.

toda la corporación apoya la decisión y se estudia organizar actividades adaptadas a la nueva situación

el coronavirus se ha cargado también las fiestas de San Juan de Arrasate. 2020 se queda sin Errementari dantza, tamborrada, encierros, Eguzkilaru y concurridos desfiles de la comparsa de gigantes y cabezudos. Todos los grupos de la Corporación municipal –PNV, EH Bildu, PSE-EE y Elkarrekin Arrasate– han acordado, a propuesta de la comisión de Cultura, suspender los festejos que, en condiciones normales, hubieran inundado de alegría y color las calles del municipio del 23 al 26 de junio.

No obstante, a pesar de la decisión adoptada de cancelar las celebraciones el Consistorio adelantó ayer que "no descarta" llevar a cabo "algún acto simbólico de representación de los sanjuanes", adaptado a las circunstancias actuales. En una nota consensuada por todas las formaciones políticas, el Ayuntamiento informó de que representantes municipales se han reunido con los agentes que toman parte en la organización del programa festivo con el fin de "compartir la decisión y escuchar propuestas para realizar alguna acción alternativa de representación de las fiestas".

Insistió, además, en que el estado de alarma provocado por la crisis sanitaria del coronavirus y la falta de libertad de movimiento hacen "incompatible" la celebración de las fiestas patronales de San Juan.

programación adaptada El Consistorio mostró, a su vez, su agradecimiento a todos los agentes implicados, y adelantó que "en las próximas semanas" se acordará y anunciará, siempre en función de la evolución de la pandemia y la desescalada, "las actividades o programación adaptada" que va a ponerse en marcha.

El COVID-19 hace saltar por los aires los sanjuanes. Pero no son las únicas fiestas que desaparecen del calendario de 2020. En la comarca, Bergara debería sumergirse en sus Pentekostes del 29 de mayo al 2 de junio. Le seguía Oñati, que este año no disfrutará de su procesión del Corpus, y Eskoriatza tampoco celebrará sus sanpedros. Por el camino se han quedado (y se quedarán) otras fiestas patronales y de barrios. En algunos casos se estudian alternativas.