Los sectores más golpeados por la crisis empiezan "a ver la luz al final del túnel"

30.05.2021 | 00:04
Dos clientes de la sidrería Bereziartua, escanciando sidra. Foto: Iker Azurmendi

Las restricciones de movilidad han permitido que la ciudadanía redescubra la oferta del comercio local

Ha sido un año duro, muy duro, para la gran mayoría de los sectores económicos. No obstante, también ha habido ámbitos que han crecido en este convulso panorama. En lo que todos coinciden es que parece que el final de las restricciones está más cerca.

Comercio

Aterpea

Renovación

Miguel Prieto, presidente de Aterpea, la asociación de comercio, hostelería y servicios de Lasarte-Oria, señala que, a pesar de que es complicado valorar todo el conjunto del tejido comercial de la localidad, en líneas generales la valoración ha sido positiva. Prieto reconoce que hay perfiles de negocio que han estado prácticamente cerrados: agencias de viajes, hostelería y ceremonias. No obstante, vaticina que a partir de ahora verán poco a poco la luz. Sin embargo, en alimentación, mobiliario, decoración y reformas han aumentado las ventas.

Prieto apunta como principal consecuencia positiva de las restricciones para controlar la pandemia que muchos ciudadanos han descubierto tiendas en el pueblo. Forzados a comprar en los comercios próximos, por el confinamiento, la clausura de los grandes centros comerciales y el posterior cierre perimetral, "se han dado cuenta de que cosas que pensaban que no podían comprar en el pueblo, sí que las tienen en él".

Por todo ello, el presidente de Aterpea asegura que el futuro lo afrontan con ilusión: "La pandemia va remitiedo poco a poco y creemos que la economía se va a revitalizar y que va a coger fuerza". "También creemos que el consumidor ha tomado conciencia de la importancia del comercio local. Somos un comercio cercano, necesario, que da vida al pueblo y que sirve como nexo de unión entre los vecinos. Deseo que este sentimiento perdure".

Este año de pandemia ha permitido a la asociación de comerciantes de Lasarte-Oria reflexionar sobre lo que representa hoy en día y a lo que quiere llegar en un futuro. "Nos hemos dado cuenta de que la asociación necesitaba un cambio de aires y hemos empezado por crear una nueva imagen corporativa más moderna y más fresca. Esto nos ayuda a que la gente, sobre todo de perfiles de negocio más jóvenes, nos vean como asociación fuerte y activa", señala.

No obstante, este es solo el primer paso, ya que una de las herramientas que quieren impulsar son las redes sociales: "A través de las redes sociales, los jóvenes pueden descubrir que hay una oferta muy variada en el municipio". De hecho, hoy en día mucha gente mira primero en Internet la oferta de un comercio y luego acude a él a comprar.

Con todo ello, Prieto espera que con estas iniciativas la asociación crezca, al atraer a establecimientos que aún no son socios.

Hostelería

Restaurante Tripontzi

"Si yo tuviera terraza"

Uno de los sectores que más ha sufrido durante la pandemia, y lo sigue haciendo, es la hostelería. "Hemos tenido unas pérdidas económicas muy grandes, hemos perdido mucho dinero y nos han ayudado muy poco desde las instituciones, desde el Ayuntamiento sí que nos hemos sentido apoyados. Creo que los Ayuntamientos en general, independientemente de su color, son los que más cerca de nosotros han estado", señala Igor Muñoa del restaurante Tripontzi de Hernani. Muñoa es muy crítico con el papel que ha jugado en esta crisis el Gobierno Vasco.

El hostelero hace hincapié en el buen entendimiento que ha habido con los Consistorios: "En los sanjuanes del año pasado, Hernani fue un ejemplo. El Ayuntamiento se reunió con nosotros y entre todos acordamos unas medidas para controlar la pandemia y los hosteleros nos comprometimos con ellas".

Su caso es si cabe más sangrante que otros, ya que al estar ubicado en el Kaxko la posibilidad de poner mesas en la calle es muy limitada: "Si cuentas con una terraza grande, te salvará económicamente bastante, pero en mi caso, los costes de mantener el negocio abierto son superiores a los ingresos". De hecho, señala que aún hay mucha gente recelosa de consumir en el interior del establecimiento. Además, su punto fuerte, el restaurante, al estar funcionando al 50% "es un goteo de pérdidas constante".

No obstante, lo que más molesta a los hosteleros es que se les ha responsabilizado de los brotes y de los contagios: "Se ha demostrado que eso no es así, puede haber una parte de casos, pero hay muchos otros en los que no se pone la lupa".

Tras el final del toque de queda la situación ha mejorado, pero en el caso del restaurante Tripontzi dividen los clientes en dos: "La gente joven no tiene miedo al coronavirus, pero a partir de cierta edad el miedo es palpable". "Los que trabajamos con una clientela de más edad que va a comer al restaurante lo notamos bastante", asegura.

"Empezamos a ver la luz al final del túnel, parece que el final está más cerca, pero la campaña de verano dependerá de las restricciones institucionales, de la evolución de la pandemia y de la vacuna. Nosotros estamos funcionando día a día intentando perder lo mínimo posible", concluye Muñoa.

Las sidrerías

Gaztañaga

Horario nocturno

Joxe Angel Gaztañaga de la sidrería Gaztañaga de Andoain señala que lo han pasado mal este último año, pero asegura que empiezan a ver una mejoría. Su principal problema es la limitación del horario: "Nosotros cuando se ha podido, hemos estado abiertos y hemos dado comidas. Cuando Andoain entró en rojo se limitó nuestro horario de 13.00 a 16.30 horas y eso era muy poco".

Gaztañaga tiene la esperanza puesta en las decisiones que vayan tomando el Gobierno Vasco y el Labi: "El horario tradicional de sidrería es por la noche, es cuando hay más ambiente, sobre todo los fines de semana. Para nosotros lo ideal sería que pudiéramos ofrecer cenas hasta las 23.30 horas. Eso nos salvaría bastante".

La limitación horaria se suma a la restricción de solo poder estar cuatro comensales por mesa. "Si ampliaran las reuniones en la hostelería a seis personas, nos facilitaría mucho las cosas en cocina y permitiría que se empezaran a juntar cuadrillas".

Otra de las normativas que ha afectado a las sidrerías es la prohibición del txotx: "El txotx es muy importante, es la cultura sidrera, el saber relacionarte con un compañero de otra mesa y poder probar diferentes sidras y nosotros darles la información sobre ellas, al mismo tiempo que recibimos la opinión de los clientes". De todos modos, argumenta que han salvado bastante bien la situación, ya que se les ocurrió poner diferentes pequeños escanciadores.

"Los de aquí hemos sido muy txintxos, la gente ha cumplido muy bien con la normativa", resume.
 

73.348 BIZTANLE

 

Biztanleria hetereogenikoki banatzen da. Hiru herri handi daude: Hernani (20.124), Lasarte-Oria (19.045) eta Andoain (14.988). Eta hiru txiki: Astigarraga (6.674), Usurbil (6.308) eta Urnieta (6.209)

noticias de noticiasdegipuzkoa