Irun pone dirección a su política hasta 2023

06.02.2021 | 01:31
Un momento del debate del estado de la ciudad de ayer. Foto: N.G.

El pleno aprueba el programa de gobierno con los votos a favor de PSE y elkarrekin-iu y la abstención de la oposición

El Pleno del Ayuntamiento de Irun dio luz verde ayer al documento que guiará la acción política municipal hasta 2023. En una sesión que alargó durante algo más de tres horas, la Corporación debatió sobre el contenido del programa de Gobierno de coalición que conforman PSE y Elkarrekin Podemos-IU y aprobó la inclusión al texto de un total de 17 enmiendas, tres del PP y catorce de EH Bildu.

El encargado de dar inicio a la sesión fue el alcalde, José Antonio Santano, que reconoció en primer lugar el buen talante de los grupos políticos desde el inicio de la pandemia: "Las decisiones siempre han sido compartidas y casi siempre unánimes en lo que tiene que ver con la lucha contra la pandemia". Asimismo, el primer edil realizó una defensa inicial del programa remarcando su carácter "ambicioso, pero realizable" y mencionando proyectos como Vía Irun o el desarrollo de San Miguel-Anaka.

A continuación intervinieron los portavoces de los grupos, en orden de menor a mayor representación. El primero fue el popular Iñigo Manrique, que a pesar de criticar la falta de precisión del documento del Gobierno, mostró posteriormente su satisfacción al aprobarse las tres enmiendas presentadas por el PP, entre las que destaca la creación de una nueva línea de autobús entre Fermín Calbetón y Ficoba.

Jokin Melida, de EH Bildu, también fue crítico con el programa, tildándolo de continuista y reclamando "poner a la ciudadanía en el centro de las políticas". Además de propuestas que fueron aprobadas, como la apuesta por el euskera, el impulso a las VPOs en régimen de alquiler o para la revitalización de zonas degradas, EH Bildu también presentó una propuesta para que el Consistorio organizase el Alarde público en 2022, que fue rechazada con los votos en contra del PSE, abstenciones de PNV y PP y votos a favor de Elkarrekin Podemos-IU y el grupo proponente.

El portavoz jeltzale, Xabier Iridoy, fue más duro con la propuesta del Gobierno, reiterando una vez más la necesidad de un Plan de Gestión que fije plazos y objetivos para complementar el programa. Además, Iridoy recordó que la ausencia de propuestas formales del PNV en el Pleno se debió al carácter no vinculante de las enmiendas presentadas por la oposición, aunque mencionó hasta once proyectos planteados por su grupo durante su intervención.

Por su parte, David Nuño, de Elkarrekin Podemos-IU valoró positivamente las aportaciones de los grupos de la oposición al documento y lamentó la no participación del PNV en la dinámica, por lo que tendió la mano para acordar a los jeltzales y les instó a "volver a la senda del sentido común".

El portavoz socialista, Miguel Ángel Páez, también agradeció las propuestas, que ahora habría que materializar en acciones concretas para el presupuesto. El programa se aprobó con el visto bueno del Gobierno y la abstención de la oposición.