bertan

Empieza el desmontaje del viaducto de Iztueta tras la anulación total del tráfico

La demolición del paso elevado sobre las vías del tren dará comienzo a mediados de marzo, según calcula el Ayuntamiento

02.02.2021 | 01:03
Las vallas impiden el tránsito por el paso elevado.

Donostia – El viaducto de Iztueta se quedó ayer sin tráfico a media mañana, tal y como estaba previsto. Después de que el miércoles de la pasada semana se anulase el sentido de circulación de Egia al Centro, ayer llegó el turno al sentido contrario.

Así pues, tanto los coches como los autobuses que se dirigen desde el paseo de Francia hacia Duque de Mandas deben hacerlo por la calle Iztueta, cuya calzada ha sido hundida con el fin de que pasen los vehículos más altos, como los autobuses de Dbus. Dos pórticos, a ambos lados de la calle, advierten a los conductores de la altura máxima permitida, con el fin de que no se produzcan accidentes bajo el puente ferroviario cercano al apeadero de Gros, como ha sucedido en numerosas ocasiones.

Aunque el gálibo bajo este puente es ahora 3,10 metros, los que vayan de Egia a Gros no podrán superar la altura de 2,30 metros, según explicó la concejala de Proyectos y Obras, Duñike Agirrezabalaga, durante la presentación de la obra.

Los coches que se dirigen desde Egia a Gros y el Centro deben circular por Iztueta y atravesar la calle Misericordia para situarse en Miracruz. Estos desvíos provisionales terminarán cuando haya sido finalizada toda la obra y la calle Iztueta tenga varios carriles por los que circularán los vehículos en ambas direcciones. Entonces, el viaducto habrá desaparecido.

Tras la anulación del tráfico sobre el paso elevado, los operarios de la obra retiraron ayer las farolas, un primer elemento al que seguirán la barandilla y el asfaltado, además de señales y otros elementos. Los trabajos comenzaron por el lado del colegio Zuhaizti y prosiguieron por el del paseo de Francia.

El viaducto se desmontará por fases hasta dejarlo limpio de elementos y preparado para que las máquinas lo hagan añicos. Se dejará en pie la zona central, sobre las vías del tren, para el momento final de la demolición, que comenzará a mediados de marzo, según el calendario previsto por el departamento municipal de Proyectos y Obras.

La calle Iparragirre, entre Miracruz e Iztueta, que ha estado cerrada en los últimos meses está ahora de nuevo abierta con el fin de que los vecinos de la zona y clientes de hoteles puedan circular para buscar aparcamiento.

El proyecto prevé que, una vez ensanchada la renovada calle Iztueta, se dará acceso de nuevo al parking subterráneo del Palacio de Justicia y después se desviará todo el tráfico al nuevo vial. Entonces se abordará la construcción de la nueva glorieta (donde conecta ahora Duque de Mandas con el viaducto), que servirá para distribuir los tráficos.

Los semáforos, las barandillas y el asfalto del puente viario deben ser retirados antes de su demolición