motor

iX: el futuro según BMW

01.05.2021 | 01:15
De diseño futurista, pero con los pies en la tierra, el nuevo iX impresiona, cautiva y emociona; lo normal en BMW. Fotos: BMW

Cuando una marca como BMW presenta lo que ellos definen como el buque insignia tecnológico de la compañía, es como para prestar atención. El nuevo iX es su respuesta a los retos que se avecinan, y llega este año.

Lo dice su carta de presentación: "El BMW iX es el primer modelo basado en el nuevo conjunto de futuro de BMW Group. El nuevo buque insignia de la compañía supone una interpretación renovada del diseño, la sostenibilidad, el placer de conducir sin emisiones, la versatilidad y el lujo". Ahí es nada, todo para un modelo cuyo lanzamiento al mercado está previsto para finales de 2021 y con dos configuraciones distintas.

La firma de la hélice asegura que este automóvil representa un "extraordinario compromiso con la sostenibilidad gracias a un uso responsable de los recursos durante la cadena de valor y una minimización de la huella de carbono en todos los procesos del ciclo vital del coche –y eso que hablamos de potencias de 300 y 500 CV–, además de llevar a cabo un estricto seguimiento del cumplimiento de los estándares sociales y medioambientales en la cadena de distribución".

El nivel de responsabilidad se extiende a todos los ámbitos. Así, en la fabricación del vehículo, que tiene lugar en la planta de Dingolfing (Alemania), en la producción de baterías, por ejemplo, se utiliza energía limpia procedente de fuentes certificadas; para el trabajo con el aluminio se recurre a energía solar, en la fabricación de motores eléctricos se evita el uso de materiales críticos como tierras raras; el cobalto y el litio empleados en los componentes de la batería de alto voltaje cuentan con una extracción supervisada, transparente y sostenible; las materias primas naturales como la madera disponen de certificación FSC, el cuero se curte con extracto de hojas de olivo, el recubrimiento del suelo y las alfombrillas está hecho con redes recuperadas del mar y el cromo apenas se emplea, en tanto que gran cantidad de plástico y aluminio ha sido reciclada. A la postre, asegura la casa germana, "la huella de carbono certificada de forma independiente muestra que el BMW iX xDrive40 tiene un potencial de calentamiento global alrededor de un 45% inferior al de un Sports Activity Vehicle con un motor diésel equivalente a lo largo de 200.000 kilómetros de uso".

La eficiencia energética también se alimenta de otras fuentes, como una aerodinámica optimizada (Cx de 0,25), un conjunto ligero merced al chasis de aluminio con estructura de carbono y un consumo de energía muy reducido (por debajo 21 kWh/100 km en ciclo WLTP); sin olvidar que los sistemas de carga rápida con corriente continua permiten recuperar del 10% al 80% de la batería en 40 minutos o que diez minutos de recarga nos garantizan de 90 a 120 km de autonomía.

Y algunos dirán que todo esto está muy bien, pero que si yo quiero un BMW es por cómo y cuánto rinde, cómo se comporta y qué sensaciones me reporta, desde que lo contemplo en parado hasta que lo disfruto en movimiento. Y para estos usuarios también tiene respuestas el iX. La primera en forma de dos versiones: xDrive40, con 300 CV, seis segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y una autonomía WLTP de unos 400 kilómetros; y xDrive50, con 500 CV, un paso de 0 a 100 km/h en cinco segundos y una autonomía de más de 600 km. Ambos disponen de un motor eléctrico en cada eje, lo que les permite contar con tracción eléctrica a las cuatro ruedas.

Por dimensiones, diseño, sofisticación y equipamiento tampoco van a quedar decepcionados, muy al contrario. Este modelo, que representa a la perfección el lujo sostenible, futurista y con carácter deportivo, es un SUV con proporciones comparables al X5 en longitud y anchura y al X6 en altura, con ruedas asimismo que por dimensiones recuerdan al X7. Súmenle una dotación a la última en asistencias a la conducción, cada vez más autónoma, y servicios digitales, una habitabilidad excelente como cabe esperar de un automóvil "diseñado desde dentro hacia fuera", detalles exclusivos como superficies de madera, los selectores con acabado en cristal pulido, el techo panorámico de cristal con oscurecimiento electrocrómico, un impresionante sistema de sonido envolvente con hasta 30 altavoces o ser el primer BMW producido en serie que utiliza volante hexagonal, inspirado en la competición. Lo dicho, el futuro según BMW.

Con 300 y 500 CV, este eléctrico 4X4 presume de autonomías entre 400 y más de 600 km y consumos por debajo de 21 kWh/100 km

El nuevo BMW iX, que llega a finales de este año, es un SUV eléctrico cargado de sofisticada tecnología y soluciones ecológicas

noticias de noticiasdegipuzkoa