El BCE no da sorpresas y deja la economía en piloto automático

Lagarde subraya que la actividad en la zona euro se reanudó en mayo y junio aunque de una forma desigual y parcial

17.07.2020 | 01:20

fráncfort – La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, no dio ayer sorpresas y dejó la economía de la zona del euro en piloto automático tras haber aumentado en junio los estímulos más de lo que se esperaba, hasta 1,35 billones de euros, al menos hasta finales de junio de 2021.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, que mantuvo los tipos de interés, Lagarde dijo que la actividad económica de la zona euro se ha reanudado desde la reunión anterior a comienzos de junio, pero sigue "muy por debajo del nivel al que estaba antes de la pandemia del coronavirus".

Algunos indicadores económicos tocaron fondo en abril y muestran "una significativa recuperación en mayo y junio", aunque de forma desigual y parcial, tras relajarse las medidas de confinamiento, dijo Lagarde.

La pérdida de empleo e ingresos y la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia tienen consecuencias en el consumo y la inversión, por lo que es necesario un amplio estímulo monetario para que suba la inflación hasta una tasa algo por debajo del 2%, según la presidenta del BCE.

Lagarde mostró que el BCE está dispuesto a utilizar en su totalidad el programa de compras de deuda por la pandemia, dotado con 1,35 billones de euros, aunque hayan reducido el ritmo de adquisición de bonos durante las últimas semanas.

fragmentación La presidenta del BCE dijo que han reducido las compras porque la situación de los mercados financieros es más estable y porque "se ha reducido el riesgo de fragmentación".

Lagarde explicó que la rentabilidad de los bonos soberanos y de la deuda corporativa ha bajado y que los precios de las acciones han subido, pero que todavía "no estamos donde estábamos antes de la pandemia". Y agregó que los intereses que deben pagar algunos gobiernos para refinanciarse son todavía más elevados que antes del coronavirus y los intereses de esos bonos soberanos son la base de los intereses de los préstamos a las empresas y los hogares.

Por ello no utilizarán el programa de compra de deuda en su totalidad, sólo si hay buenos datos en la evolución de la crisis.

La presidenta del BCE consideró que las medidas monetarias que ha aprobado la entidad "siempre tardan tiempo en actuar, no lo hacen de la noche a la mañana", pero hizo hincapié en que las condiciones financieras han mejorado en la zona euro.

Las empresas de la zona euro han tomado préstamos desde marzo y hasta junio por 250.000 millones de euros, una cantidad sin precedentes, según Lagarde, que muestra que lo que han hecho ha funcionado.

noticias de noticiasdegipuzkoa