Euskadi lanza un nuevo fondo de 30 millones para autónomos

El Gobierno Vasco concretará en breve el procedimiento para acceder al programa de estímulo

18.04.2020 | 00:08
Sanitarios pasan con un paciente en camilla delante de uno de los muchos comercios cerrados por la pandemia, ayer en Donostia. Foto: J. Herrero/Efe

donostia – Agotados en un abrir y cerrar de ojos los primeros tres millones de euros destinados a los autónomos que han cesado su actividad, el lehendakari anunció ayer una nueva partida de 30 millones destinada a evitar una avalancha de cierre de negocios. El impacto del coronavirus en la economía está siendo tan rápido como impredecible. La respuesta de hoy no vale para mañana, pero la salud financiera del Gobierno Vasco le permite adaptarse a las necesidades de cada momento sin hacer un roto en los recursos económicos de los que dispone.

En esa dinámica y tras comprobarse que la primera inyección se quedaba muy corta, la apuesta se multiplica por diez y el Ejecutivo establece una nueva red de seguridad para evitar el desplome de la economía vasca y amortiguar a su vez las urgencias de los que se han visto obligados a cerrar. La mejor forma de poner en valor el volumen de las ayudas que se ponen a disposición de los autónomos y micropymes es compararla con los estímulos activados hasta ahora para relanzar la industria, que suman veinte millones de euros, diez menos que los destinados a las actividades profesionales de los trabajadores por cuenta propia. Y los programas crecerán en función de las circunstancias: "Es un paso más de otros que se darán", anunció Iñigo Urkullu en una rueda de prensa en Gasteiz, ya que la situación económica, con una previsión oficial de una caída del PIB del 3,6% marcará el paso de la acción pública. Y, precisamente, el objetivo de la ayuda puesta en marcha ayer por Lakua es evitar que uno de los grandes pulmones del tejido productivo Vasco sufra un colapso sin precedentes.

Evitar el colapso El número de empresas destruidas en marzo, que equivale a todas las que se habían generado en los últimos seis años, anticipa unos meses muy complicados para los pequeños negocios y la constante puesta en marcha de instrumentos que alivien las urgencias en cada momento. Para ello se ponen sobre la mesa los 30 millones destinados a autónomos y micropymes, el eslabón más débil de la cadena empresarial vasca.

El lehendakari admitió que el nuevo fondo responde a la gran demanda del primer programa de autónomos empresarios individuales y recordó que el Departamento de Hacienda está revisando los Presupuestos vascos de 2020 para reorientar partidas hacia las prioridades actuales, sanidad, emergencia social y reactivación de la economía. Durante su comparecencia, Urkullu explicó que su Gobierno fijará e informará en breve del procedimiento para solicitar estas nuevas ayudas.

Habrá nuevos movimientos y se pondrán en marcha otras partidas interinstitucionales y también dentro del propio Ejecutivo vasco, donde, según citó Urkullu, los departamentos de Empleo y Políticas Sociales; el de Comercio y Turismo; Cultura; o Desarrollo Económico e Infraestructuras, "se van a coordinar" y "van a poner en marcha" diferentes iniciativas. También habrá programas en cooperación con tras administraciones y el lehendakari explicó que en la mañana de ayer habló con los diputados generales en relación a todas las medidas económicas que el conjunto de las instituciones vascas están adoptando y que se abordarán en una reunión monográfica que tiene previsto mantener en breve con ellos y con el presidente de Eudel, la Asociación de Municipios vascos.

Por otra parte, un total de 28.957 autónomos vascos percibieron ayer la prestación extraordinaria por cese de actividad aprobada por el Gobierno a raíz de la crisis del COVID-19, lo que supone una inyección de 670,9 millones de euros en el conjunto del Estado. Según informó ayer el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, a 15 de abril 1.016.670 trabajadores por cuenta propia –en España hay unos 3,2 millones de autónomos– habían solicitado esta prestación extraordinaria por lo que se han aprobado el 97,3% de las solicitudes tramitadas. En el caso de Euskadi, las solicitudes habían sido 31.748, el 3,2% del total.

De forma paralela, el Parlamento Vasco aprobó ayer una iniciativa para solicitar una moratoria fiscal general a los autónomos y establecimientos comerciales, hosteleros y turísticos afectados por la pandemia.

"Es un paso más de otros que se darán en coordinación con otras administraciones vascas"

iñigo urkullu

Lehendakari

Noticias relacionadas