Benzema da el golpe

El Real Madrid gana por la mínima al atlético con un gol del francés, en un derbi marcado por la polémica por un posible penalti a Morata

02.02.2020 | 06:23
Karim Benzema celebra su tanto frente al Atlético de Madrid en el Santiago Bernabéu.

Real Madrid1

At. Madrid0

REAL MADRID Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy, Casemiro, Fede Valverde, Modric, Kroos (Vinicius, m. 46), Isco (Lucas Vázque, m. 46z) y Benzema.

ATLÉTICO DE MADRID Oblak, Vrsaljko, Savic, Felipe, Lodi, Correa, Marcos Llorente, Thomas (Camello, m. 74), Saúl, Vitolo ( Carrasco, m. 71) y Morata (Lemar, m. 50).

Gol 1-0, m. 56; Benzema.

Árbitro Estrada Fernández (Comité catalán). Amonestó a Mendy y Casemiro por el Real Madrid; y a Simeone, Felipe y Vrsaljko del Atlético de Madrid.

Incidencias Unos 80.000 espectadores en el Bernabéu. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exjugador de basket Kobe Bryant.

madrid - Al Real Madrid se le comienza a poner cara de campeón. Resta mucha Liga, pero es pura solidez. Ya tiene seis puntos más que el Barcelona, que juega esta noche, y trece de ventaja respecto al Atlético tras superar uno de esos partidos grandes que se le atragantaban. Se mantuvo en pie en un derbi con dos partes diferenciadas. Inferior a un rival que fue incapaz de plasmar su mejoría en la primera parte. Así, el Real Madrid mostró su solidez como líder con un triunfo gracias a un tanto de Karim Benzema, que castigó a un Atlético de Madrid lastrado por las bajas y por su falta de gol. La necesidad colchonera no se asoció a la racanería. Su tendencia positiva en el Santiago Bernabéu, donde no perdía en Liga desde 2012, se debía a planteamientos que consiguen desfigurar al Real Madrid. Zidane apostó por la fórmula de la final de la Supercopa, esperando tener el balón con la presencia de cinco centrocampistas y confiado en que Benzema era suficiente balance ofensivo. Simeone lo volvió a desactivar con sencillez. Su pasión en la banda la plasmó en el terreno de juego Morata, incansable en el intento, y a su espalda apareció Vitolo para hacer daño al espacio. El Real Madrid encontraba problemas a espaldas de sus medios y con el balón no encontró soluciones en el primer acto. Los detalles de calidad de Isco estaban lejos de una zona de peligro. En el carril que debía aparecer Bale, que ya no cuenta, actuó Valverde. El uruguayo es pura pasión, pero pegado a cal perdió gran parte de su potencial.

A Sergio Ramos le faltó el acierto de otras citas. Remató de zurda arriba un centro de Kroos nada más nacer el duelo y desperdició una acción estratégica en el único fallo de concentración del equipo rojiblanco, que jugaba como si de una final se tratase, consciente de que gran parte de la temporada le iba en el choque. El héroe de Lisboa envió el balón fuera y permitió crecer a un Atlético de Madrid que hizo más méritos en el primer acto. Simeone, en la necesidad, apostó por un Atlético vertical. Atacó con velocidad siempre que tuvo el balón. Solo la falta de puntería, un lastre esta temporada, le impidió marcharse al descanso mandando.

Un derbi sin polémica no sería un derbi. Llegó en una acción defensiva del omnipresente Casemiro de la que salió trastabillado y, en su caída, se llevó por delante a Morata sin que el árbitro ni el VAR interpretasen penalti. El partido estaba donde quería Simeone. Un día más su equipo crecía ante un rival grande.

Más madera En el descanso, a Zidane no le tembló el pulso. El partido pedía extremos. Era el momento de Vinicius y Lucas Vázquez. Con ellos, el Madrid se desató. Y en el 56, el brasileño se inventó un pase al espacio, a la carrera de Mendy. Perdió la marca a su espalda Lemar y el centro del lateral francés lo remató a placer Benzema. Ya no habría reacción de un Atlético mermado por las lesiones, que tuvo un último empuje por coraje pero sin remates.