¿Qué pasará con el Euskaltel-Euskadi?

La compra de la compañía vasca por parte de MásMóvil abre la incógnita sobre el sostén económico de un proyecto garantizado hasta 2023

29.03.2021 | 18:54
Plantilla del Euskaltel-Euskadi, con Xabier Iturbe, presidente de la compañía telefónica, el pasado febrero.

El aleteo de una mariposa en Australia puede generar un terremoto en Nueva York. Eso propone la teoría del caos. Todo está interconectado entre sí. La compra de Euskaltel por parte de MásMóvil ha provocado un seísmo en el mercado de las empresas de telecomunicaciones. Los principales accionistas de la operadora vasca han mostrado su conformidad con la venta, por lo que MásMóvil se ha garantizado ya el respaldo del 52,32% del capital. Eso sí, para que la oferta sea definitiva, la compra está tasada en 2.000 millones, MásMóvil pretende llegar a poseer el 75% de las acciones. Si en el ámbito empresarial la adquisición de la compañía vasca era un opción que se manejaba en las altas esferas, la derivada de esa compra puede impactar de lleno el espinazo del ciclismo vasco. El aleteo de la mariposa.

Euskaltel es el principal soporte económico del Euskaltel-Euskadi y el contrato que vincula al equipo auspiciado por la Fundación Euskadi y la operadora vasca tiene vigencia hasta la conclusión de la campaña 2023. En principio, hasta esa fecha, la formación naranja tiene asegurada su presencia en la carretera salvo un giro inesperado que no se contempla. Además, nadie lo entendería, menos todavía en un equipo enraizado en Euskadi y en el humus de su memoria colectiva. El Euskaltel-Euskadi es más que un equipo. Así lo ratificó Xabier Iturbe, presidente de la compañía, en la presentación de la formación el pasado mes de febrero. "Es un proyecto de país. Estamos orgullosos de formar parte de este modelo único", subrayó Iturbe entonces.

Sin embargo, ante el desembarco de MásMóvil todo queda supeditado a los deseos de los nuevos rectores de la operadora. El tablero de juego ha cambiado del todo. Es otro. Distinto. Se abre un periodo de incertidumbre ante el futuro. De momento nadie conoce cuáles serán los planes de MásMóvil para el equipo ciclista. Si bien el nuevo propietario tiene la intención de mantener el nombre de la marca, a priori se abren dos escenarios contrapuestos: que los nuevos propietarios continúen impulsando el equipo como hasta ahora o que decidan cambiar de rumbo y opten por desvincularse de la formación una vez expire el actual contrato. Es pronto para conocer cuáles serán los planes de MásMóvil para el equipo ciclista.

Este periódico ha podido saber que el que será el nuevo propietario de Euskaltel estuvo interesado en entrar en el mundo de ciclismo para potenciar su marca, pero finalmente esa idea no prosperó, si bien entienden que el ciclismo es un buen escaparate publicitario para potenciar su imagen y marca. Una vez se cierre la operación de compra, que espera estar culminada en un periodo de seis meses, MásMóvil se ha comprometido a mantener la sede de Euskaltel en Euskadi y a no despedir a empleados al menos durante 5 años. El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, ha recalcado que MásMóvil no quiere cambiar "ni la entidad, ni la marca, ni la sede de la compañía, ni, por supuesto, la cercanía y el arraigo" a Euskadi. Parece un buen comienzo para el futuro del Euskaltel-Euskadi.